SULMA ESTRADA LLAMÓ A SOLIDARIDAD DE MEXICANOS LE RESPONDIERON, PERO FALTA MÁS A SAN MATEO

Views: 2019

Con la intención de brindar apoyo a algunos de sus alumnos que no cuentan con las herramientas necesarias para el inicio del ciclo escolar, Sulma Ivonne Estrada Tovar, profesora en la Escuela Primaria “Venustiano Carranza” en San Mateo Atenco, lanzó el viernes pasado una petición en video a través de Facebook para solicitar la donación de televisiones, logrando reunir 11 equipos, aunque aún le resta conseguir las antenas y decodificadores correspondientes, de ahí que quien desee apoyar, puede contactarla en su número de celular 7221547509.

Este es tan solo un ejemplo de los muchos esfuerzos que docentes, padres de familia y ciudadanos en general han estado haciendo para ayudar a que niños y jóvenes tengan acceso a la educación a pesar de la pandemia.

“Miss Sully”, como se le conoce en la Primaria ubicada en el Barrio de La Concepción en San Mateo Atenco, atiende al Grupo “A” del Sexto Grado, integrado por 42 alumnos.

Reconoció que la primera semana del nuevo ciclo escolar implicó mucho trabajo y grandes retos a superar. De entrada, al realizar el examen diagnóstico y una encuesta para definir cómo tendría contacto con los alumnos, y así implementar las “estrategias para llevar hasta ellos la educación. Nos dimos cuenta que más o menos un 80 % de los alumnos no cuentan con internet en su casa. El 90% no tiene computadoras, y tristemente, cinco de esos pequeñitos no contaban ni siquiera con una televisión para poder tomar las clases que la Secretaría de Educación Pública nos está proponiendo”.

La comunicación en el inicio del ciclo escolar se dio por medio del celular de los padres de familia, detalló. “Abrimos un grupo por Facebook y por medio de este hacíamos “en vivos”, que era como yo les estaba aplicando el examen; se los mandaba por correo o al whatsapp y una mamita que tiene un cyber cerca de la escuela nos hacía favor de imprimir y entregar los cuadernillos a los alumnos”.

De esta manera concluyó la primera semana con la inquietud y la “desesperación” de que cinco de sus alumnos ni siquiera contaban con TV. Fue así como junto con su esposo, Alejandro Salinas, quien es abogado de profesión, pensaron en solicitar el apoyo de amigos y familiares por medio de redes sociales. “Es una forma muy pequeña de ayudar pero para ellos es enorme”, marca una gran diferencia.

La respuesta fue favorable pues han conseguido 11 televisiones, pero aún solicitan la donación de 11 decodificadores y 11 antenas para poder equipar a alumnos que lo necesitan. “Nuestra idea es proporcionarlos a otros pequeños de la misma escuela que lo necesiten, de otro grado; ponerme en contacto con mis compañeros maestros para ver quiénes están en esa situación”.

Los televisores donados al momento.

“Los buenos somos más”

Miss Sully destacó que con iniciativas como esta, que se han replicado en todo el país, se logra mucho pues “no únicamente estamos satisfaciendo una necesidad de mis alumnos en este caso, sino que estamos demostrando que los mexicanos tenemos solidaridad cuando queremos, y nos unimos para cosas buenas, y esto se los voy a transmitir a mis alumnos”.

Y es que aunque es claro que el sistema educativo en nuestro país no estaba preparado para afrontar el impacto de la pandemia, también es cierto que “para lo que sí estamos preparados, es para unir fuerzas”, subrayó, y aún se puede hacer mucho más.

“El mensaje que yo les puedo mandar es que nos unamos, algo muy sencillo que pediría sería que en lugar de estar gastando en tantos promocionales que están en la televisión, que por lo menos hicieran llegar a los pequeñitos las herramientas de trabajo que realmente necesitan, porque si hay lugares que ni siquiera luz tienen, mucho menos cuentan con un televisor, entonces hay que pensar en brindar las herramientas que realmente les sirvan”, declaró la docente.

Asimismo, agregó: “A toda la gente yo le pido que valoren nuestro trabajo como docentes. Si bien es cierto hay muchos profesores que realmente no son profesionistas, la mayoría sí lo somos y estamos al pie del cañón, sufriendo, trabajando 24/7; es un trabajo difícil y me gustaría que nuevamente se volviera a reconocer la labor como docentes, que reconozcan a todos los papás que están apoyando a sus hijos y a los mismos pequeños, que se están esforzando por aprender de una manera diferente”.

“Espero que este mensaje de amor llegue a todas las comunidades y que de alguna manera nos unamos, que otros maestros y otras personas, hagan alguna labor que realmente apoye a nuestros pequeños, porque México tiene un potencial enorme en nuestros pequeños y nosotros como adultos, tenemos que dar ese empujoncito”, concluyó.