Talento y estudio, claves para hacer e interpretar música, dice el maestro Víctor Urbán

Views: 1736

¿Cómo definiría usted a la música?

La música es un arte, una expresión interna del hombre que comparte con sus semejantes esperando que sientan lo que está queriendo decir él, en sus sentimientos. La música es un arte definitivamente, nace dentro de uno, compuesto de tres cosas ya técnicas que son: la melodía, la armonía y el ritmo; y lógicamente necesita muchos estudios para desarrollarse completamente, pero hay personas que nacen ya con ese talento de poder expresar sus sentimientos, aún sin tener los estudios suficientes. Sobre todo en la música popular, que pueden expresar muy bien sus sentimientos, porque Dios les dio el talento. Pero si se une el talento que Dios da, con un estudio profundo, entonces se desarrolla el genio.

Recuerdo que nos contaba usted en una presentación sobre el talento, la vocación y la disciplina que se deben tener

Sí, eso es esencial para un estudiante de música. Se necesita tener el talento, que Dios lo da, después el gusto o sea la afición, y la disciplina que es el estudio constante. Son esenciales para sobresalir.

¿Qué es el ritmo?

El ritmo está en todo el universo; desde nuestro corazón hasta los planetas, la misma Tierra se mueve con un ritmo, desde hace milenios. Entonces la música tiene un ritmo también que es, lógicamente, distinto, más variado. En la música podemos manejar el ritmo a nuestro gusto; hay muchos ritmos, en lo popular tenemos ritmo de danzón, bolero, cumbia; en la música clásica tenemos los ritmos minueto, la zarabanda, la giga, el courante, la corranda, etc.

¿En algún momento de la historia  la poesía y la música se acompañaron?

       No en algún momento, siempre, siempre se han acompañado. Muchas veces se ha tomado la poesía como inspiración. Algo clásico, conocidísimo, es la poesía de Schiller que toma Beethoven para hacer la Oda a la Alegría. La música es una poesía de sonidos, de melodías y la poesía es música porque tiene su ritmo, tiene sus rimas, que hacen que sea ya casi musical. Están unidas completamente la poesía y la música definitivamente.

¿Qué le aporta la música a la poesía?

Primero hay que saber el sentido de la poesía, qué es lo que está queriendo decir, el tema digamos, y de ahí darle el carácter que está pidiendo. Si es una poesía de  tristeza, de muerte, tiene que ser un tono menor también triste; pero si es una poesía alegre tiene que ser una música también alegre. Primero hay que conocer el sentido  para, con conocimiento, componer música que le dé el carácter que quiera transmitir el poeta o  la poetisa, y recalcar, aumentar el sentido de la expresión, con la música. De eso hay muchos ejemplos, uno de ellos es la ópera, en donde la poesía se hace primero y generalmente está rimada. Otro ejemplo son los corales de Johann Sebastian Bach que toma la poesía sacra para hacer música. La poesía se ha tomado de inspiración para formar melodías.

 

¿Qué elementos posee el lenguaje musical?

La música es un lenguaje universal que expresa sentimientos. Por ejemplo, en la obra Así hablaba Zaratustra  no nos está diciendo cómo hablaba, simplemente se está desarrollando un tema musical pensando en las pláticas que hacía Zaratustra. La música no expresa gramaticalmente u oralmente las cosas, sino que expresa el sentimiento y en todo el mundo se puede sentir. Yo toco una cosa triste y la sienten triste en Australia, la sienten triste en Japón, en México, a nivel mundial. Esa es la acepción de la palabra de que es el idioma universal.

¿Cómo surge el proceso creativo o a partir de qué uno puede componer música? ¿Qué dificultades hay al hacerlo?

Dificultades obviamente existen, pero volvemos a lo mismo, se necesita tener talento y ese talento viene de Dios, y gusto por hacerlo. Hay gente que compone fácilmente, pero si compone con conocimientos y estudios, va a hacer grandes obras. ¿Qué hace que componga? El talento, el gusto, las ganas que tenga de hacerlo, pero lógicamente el talento, tanto en la música popular, como en música clásica necesita de muchísimos estudios.

Entonces sería principalmente eso, el conocimiento, aunque hay personas que para componer se basan en otras obras de arte como la pintura, la escultura

Hay casos así, pero no es absolutamente necesario. Para componer música se requiere la inspiración interna del individuo. Su propio sentimiento, su inspiración, los expresa con la música. También a veces se puede inspirar en un cuadro de pintura, una poesía es mucho muy común. Todos los cantos, por ejemplo  los lied alemanes son poesías y le ponían melodía los músicos. Por ejemplo Schubert, con la famosa Ave María que es un texto de amor. Es un solo ejemplo, pero sucede en otros autores también que ponen sobre el texto la música.

     Cuando de la inspiración externa es ahí donde interviene el estudio de la obra    de un autor o autora. Para ello es necesario conocer su contexto, la manera en la vivía, porque de esta manera se llega a una interpretación fiel intérprete de la obra. Hay que ir a fondo del pensamiento, visitar sus ambientes.

     Para usted, ¿cuál es la finalidad al componer música?

      Estudié composición con uno de los más grandes compositores de música en México, el maestro José Pablo Moncayo, pero hubo un momento en el que o me dedicaba a la composición ya con los estudios a fondo y sí me gustaba y sigo componiendo por su puesto, o a tocar el órgano. Entonces, lo que pensé fue ¿qué es lo pagaría yo por hacer, por componer o por tocar? Yo pagaría por tocar, entonces fue cuando decidí dedicarme absolutamente a la ejecución del órgano y la composición la dejé para cuando se pueda hacer. He hecho muchas composiciones en ratos libres, algunas veces tomando textos, en este caso de la poesía. Por ejemplo  tengo  un Aria del  tocotín de  Sor Juana Inés de la Cruz en náhuatl, que  tomé el texto de Sor Juana  e hice ese tocotín, esa Aria grabada por mi hija Olivia. El año antepasado la cantaron en Italia esa Aria con letra en náhuatl. Hace poquito hice otra composición sobre el texto de Nezahualcóyotl de Madre mía cuando muera, entonces le puse música y esto es más que nada por una simpatía hacía estas poesías. Otras canciones que he hecho les pongo yo la letra.