The Beatles vs The Rolling Stones (Parte II)

Views: 755

Si bien ya hemos comentado que la rivalidad de estas bandas tenía más un objetivo de mercado, de negocios de dos tiburones en la industria del rock universal. Vale la pena también navegar entre las declaraciones más icónicas de representantes de ambas bandas. Por ejemplo, podríamos encontrar un clímax cuando Lennon arremete poco antes de morir en una entrevista para la revista Playboy en la que pega un ‘golpe’ contra los Stones declarando y haciendo referencia a los años ochenta y sobre todo haciendo referencia personal a Mick que ¿Por qué siguen juntos estos tipos? ¿Es que no pueden valérselas solitos? (…) Enseñarán fotos del tipo con los labios pintados meneando el culo y los cuatro tipos con maquillaje negro de malote intentando parecer obscenos. Van a ser el chiste del futuro… Está bien cuando tienes dieciséis, diecisiete, dieciocho, eso de tener compañeros masculinos e ídolos, ¿vale? Pero si no paras y sigues haciéndolo cuando tienes cuarenta años, quiere decir que mentalmente todavía tienes dieciséis.

En otro momento, por mediados de los setenta ya habían algunos ‘roces’ en los que Richards contestaba a un excitado John: Es probable que a John Lennon ya le haya pasado su momento de gloria. A no ser que haga algo pronto. No creo que nadie vaya a prestar mucha atención a lo que John diga o haga. Porque musicalmente no ha hecho nada que se acerque a lo que hizo hace seis o siete años, a lo que estaba haciendo con los Beatles. Ninguno de ellos lo ha hecho.

Así es que las conversaciones sobre cuál de las dos bandas prevalece sobre el otro se ha mantenido viva, inclusive el mismo Paul sostenía que Los Stones tienen sus raíces en el blues. Cuando escriben cosas, tienen más que ver con el blues. Nosotros tuvimos algunas influencias más.  A esto contestaba Jagger respecto a la gran diferencia entre ambas bandas, una banda es increíblemente afortunada porque puede seguir tocando en estadios, y la otra banda no existe.

Sin embargo no debemos desestimar que se trataba de tiburones en una industria en la que en algunos momentos lo verdaderamente personal y de relación entre los protagonistas era claramente irrelevante para la industria musical más no para la estética musical de ambas bandas así como la amistad entre sus miembros. Así que habría que preguntarse si realmente hay que preguntarse acerca de los ‘buenos muchachos’ versus los ‘diabólicos’ únicamente como un tema de imagen. Vale la pena volver a hacer referencia a la aportación de Mc Millan quien habíamos comentado se interna en la trayectoria de ambas bandas de rock, para poner al descubierto sus diferencias así como los puntos de coincidencia, además de revelar quiénes eran en realidad sus integrantes, tras una imagen forjada en pos de la fama y la fortuna. Los Beatles empezaron a provocar la devoción de las chicas adolescentes en la primavera de 1963, pero pronto se puso de manifiesto que la música vigorizante y el encanto seductor del grupo atraía también a los adultos, The Rolling Stones, en cambio, provocaban una reacción distinta. Pálidos y desaliñados se negaban a llevar uniformes en el escenario y las buenas maneras no eran su fuerte. Entonces se trata de una supuesta rivalidad, fue incentivada por los medios y las empresas discográficas, empeñadas en mostrar la confrontación como una estrategia de marketing, decisiva a la hora de contabilizar ganancias. Pero paralelamente hay una idea contrastante, plasmada por el escritor y periodista Tom Wolfe en la que nos comparte que  Los Beatles quieren darte la mano, y los Stones quieren destrozar la ciudad, una idea que sobrevuela todo el itinerario artístico de las dos bandas que esos años lideraron la escena musical.

Así es que paradójicamente los prolijos Beatles, nacidos en la sucia e industrial Liverpool, se convirtieron en jóvenes modositos que cautivaron hasta a la reina Isabel, mientras que Los Stones, en principio muy atildados, atravesaron el camino al revés para erigirse en un sello revulsivo, diabólico y fascinante.