Trabajo físico y táctico

Views: 2338

Este Toluca goleador hizo lo que debió haber hecho desde hace mucho tiempo.

Pero este Toluca ha tenido trabajo físico, con Hernán Puerta a la cabeza y tiene trabajo táctico, con Ricardo Antonio La Volpe a la cabeza.

Este Toluca tuvo pressing y lo tuvo tanto, que durante los primeros 35 minutos estuvo en la cancha del Monterrey y no anotó, bien por mala puntería, bien por el poste, bien por el “trapito” Barovero que terminó hecho una jerga de baño público, por los cinco goles recibidos.

Este Toluca tiene variantes y dejó de ser el equipo predecible que era fácilmente marcable y al que le anotaban con relativa facilidad. Hoy tuvieron que recurrir a una jugada extraordinaria de Pizarro, que si le buscan era juego peligroso por lo cerca que hizo su chilena en la cara de Mora y debió ser falta, aunque quizá por respeto al futbol, el polémico árbitro Marco Antonio Ortiz, lo dio por bueno.

Este Toluca hizo según sus dirigentes, una inversión histórica, que no se iguala a la que ha hecho el Monterrey, pero este Toluca con menos figuras, con menos dinero fue capaz de hacer más futbol y más goles que los millonarios rivales.

Este Toluca hizo cinco goles, dos dentro del área y tres desde fuera de la misma, en tiros de media distancia, que había olvidado.

Hoy este Toluca inició sin Antonio Ríos y sin Barrientos y a ninguno de los dos se extrañó. Porque mientras estuvo en la cancha Da Silva fue eficiente para quitar balones y para tirar, prueba de ello es que abrió el marcador de zurda, con pase de Salinas.

Este Toluca por el lado derecho hizo un surco con la participación de Salinas y de Pardo. Pardo acertado y ambicioso, metió su primer gol entre un defensa y Barovero y el segundo en un pase de Mancuello, lo trompicó Barovero, pero lejos de esperar a que le marcaran penal, se levantó burló a un defensa y anotó. Cualquiera otro se hubiese quedado esperando el penal.

Este Toluca tuvo la linda reaparición de Canelo con el gol, la confirmación de Medina con el gol.

Este Toluca tiene ahora lo que no tuvo con Cristante: ambición,  futbol y goles.