Uno de los dilemas del PRI

Views: 855

El PRI entrará en uno de tantos dilemas con la iniciativa de reforma en materia energética, enviada al Congreso por el presidente de México Andrés Manuel López Obrador.

La discusión al interior del PRI no será de carácter económico, técnico y ambiental, porque tampoco lo es, ni será, el estilo de Morena y del presidente López Obrador. 

La aprobación o no de la reforma energética que está ya entre las curules del Congreso, tampoco será un asunto limitado a la democracia deliberativa en las cámaras legislativas y sus negociaciones por la vía de las concesiones mutuas.

Es falso el dilema de que la aprobación de la iniciativa energética será un trueque de votos a cambio de mayor presupuesto hacia los estados y los municipios gobernados por el PRI. No hay forma de decir que los ingresos por electricidad van a ser como los ingresos por petróleo.

Un dilema de aprobar o no la reforma energética en los términos del presidente López Obrador, está en el terreno de la legitimidad. Pero no es la legitimidad del Congreso, ni la legitimidad del PRI, ni la legitimidad de la reforma energética como producto de su aprobación en el Congreso.

Tal dilema radica en la legitimidad que ganará López Obrador a través de la fuerza propagandística que alcanzará con la aprobación de una reforma energética que, por sí misma, se presta al más condescendiente discurso nacionalista –tanto del neoliberalismo economicista como del neoliberalismo populista-.

Un dilema es que un voto del PRI para apuntalar un triunfo tan sonoro como una reforma constitucional en materia energética, recargará la batería de legitimidad –si no es que será un poderosa planta generadora de energía legitimadora de alcances impensados- que le alcanzará López Obrador para fortalecer su idea de ratificación de mandato, primero, después reelección y/o prolongación de su mandato y/o mantener su sombra de caudillo más allá de su sexenio. Un voto del PRI a favor de la reforma energética será un triunfo de López Obrador, equiparable a la apabullante victoria de 2018.

Hay otros dilemas, pero esos son tema de otro texto breve.