Yira

Views: 775

La penuria, de una mentira

gigante y lironda

el rostro desencajado

de ese vacío

que ya se instaló

que ya no se va

que ya no lo mueve nadie

Han de ser rocas

en un camino

que no tiene ojos de gato

en la oscuridad

tristezas

bochornosas

nada elegantes

contritas

absolutas

en su nadería

como esos obsecuentes ágrafos

que viven al acecho

de una sonrisa con dinero

de un abrazo con dinero

de un apretón

de mirada oblicua con dinero

de una esposa feliz por el dinero

ciega que no se junta con ciegos,

Porque entérate que la piel

también miente

con más facilidad,

y es afán arduo darse

cuenta tarde

como en los melodramas

y uno come

y bebe

y duerme

con un ejército de mendigos

elegantísimos

que claman

por poder sentir,

y como ya todo se aclaró,

y la duda desapareció,

sin embargo,

a pesar de todo, y

después de todo,

estás,

TÚ.