Almohada de una niña

Views: 691

Cuando la palabra fin

Empieza a latir

Como un corazón que salta la soga

En piso enjabonado

Uno sonríe

Oblicuamente

Transitoriamente

Y hasta circularmente

Porque de pronto, cual telón

De circo pobre,

Este se corre y vemos ya no la radiografía

Si no la verdadera entraña

De lo que soy

Y no hay que tener rayos x

Para darse cuenta

Que la suerte está echada

Echada y dormida

Con la cabeza cómoda

En su almohada de cabello de niña

Como si esas trenzas de antaño

Se hayan cortado para acompañarme.

Tengo un museo

De esa niña

De sus juguetes que sus manos inventaron

Y ahora que ya tiene edad de grande

Su cuerpo y rostro siguen igual

Como de niña

Con su voz saltarina

Y su cuerpo que sólo por ese

Vestido

la hace grande.

Por ese escote

Y por esa falda tan corta

Que luce con inocencia

Pero yo no le doy sermones

Quien no tiene nada

Que perder

Vive realmente feliz

Como si esa fuera la fórmula secreta,

Y me visita,

Y me ayuda a caminar

Y sonreímos, y es así como todos los miércoles llega ella,

Como si los relojes,

No hubieran existido nunca.