Detalles significativos

Views: 182

Como muchas otras cosas, la gentileza en la especie humana se ha perdido; el amor por el prójimo es una conducta en extinción; el deseo por construir una mejor sociedad resulta una utopía en nuestra lamentable realidad.

Los clásicos nos han dicho que vivimos para ser felices, lo cual implica hacer muchas cosas que, si bien sacrifican el yo, resultan satisfactorias por ver al de enfrente sonreír.  Nos llenamos la boca por ser buenos y resulta que a la más mínima provocación hacemos sentir mal al de enfrente: lo olvidamos, lo ignoramos, nos burlamos y le damos en donde más le duele con la consciencia de hacerlo.

Solemos vendernos como personas amorosas, pero somos incapaces de tomar un teléfono para vigilar al enfermo, evasivos ante las palabras de aliento que recibimos y duros con aquellos que se esmeran en decirnos cosas que halagan el oído y enaltecen el espíritu.

Un error común es ubicar a todas las personas en espacios genéricos si verdaderamente analizáramos nuestra humanidad, entenderíamos que las personas merecen un espacio único, que el éxito en las relaciones humanas radica en hacer sentir a cada uno especial y diferente, independientemente de las circunstancias.

Dos hijos, aun representando el mismo rol, no pueden estar en el mismo cajón, cada uno tiene sus virtudes y a cada uno corresponden estímulos diferentes; es una obligación saber que gusta a cada uno de ellos, para darle ese toque especial que se ancla en la memoria y fortalece la autoestima.

¿Qué sucedería si ese estímulo que tanto agrada a una persona es replicado, en frente de ella, con alguien más?, ¿Cómo supone usted que se sentiría?, ¿No es una forma sutil de mostrarle que no es más que alguien más en su lista?

Lo mismo sucede en espacios –como la escuela–, donde se pretende como              –receta  de cocina– hacer las mismas actividades sin importar los perfiles de los  alumnos; cada uno tiene sus características y paradigmas propios, resulta ofensivo pretender que con imposiciones cognitivas se puede llegar al aprendizaje.

Los seres humanos mejor recordados, son aquellos que entienden que hacer y qué decir ante los retos del entorno; aquellos que, sin importar sus cargas de trabajo, se dan el tiempo de responder sus llamadas, contestar sus mensajes, atender sus correos.  Hemos llegado al punto en que el trabajo nos aprisiona de forma tal que, por atender lo urgente, olvidamos lo importante.

Esos cinco minutos que decidimos dedicar al otro, sobre todo cuando es alguien a quien deseamos hacer sentir especial, pueden marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso.

Todos los seres humanos tenemos necesidades y requerimos estímulos de todo tipo, detalles significativos que son necesarios, porque calman nuestras ansias, porque explican nuestra razón de ser, porque nos llevan a ser mejores.

Es importante recordarlo siempre; una palabra de aliento, un gesto de cortesía, una respuesta emotiva; particularmente con aquellos que decimos querer, resulta un acicate tan fuerte que es capaz de transformar personas para bien, lo contrario resulta una loza que causa decepciones y dolores francamente innecesarios.

¿Qué tan detallistas somos?

horroreseducativos@hotmail.com