ELLA, EL NAUTILUS

Views: 442

Tú que le construías anteojos al cíclope

Sin que te estrujara

Que le ponías el cascabel a ese dragón de estreno

Y que soñabas con tus sueños

Que hasta el día de hoy no deja de tener la almohada

Para que ello te mantenga con vida, o no

Repaso el pan de oro

Los brocados, los pedestales para los balaustres

Los vidrios contra los vidrios del arte pop

Las uñas coge lunas

Y nada sirve

Y meter tu biografía

Es hacer mal las cosas antes del pecado original

El cabello castaño damasco muta entre el ensortijado y el plano

Su piel inteligente está agamuzada para cualquier estación

Sacando una mirada de alta gama y con clave como bóveda

Para que te vea

Con ganzúa para que te mire

Siendo indiferente al propio comandante Nemo con o sin su

Nautilus

Porque ella vive a veinte mil leguas

Y se mete en su mar

Que son más de los siete conocidos

Ella es mar salado y dulce cuando quiere

Ella en su juego de química besa para siempre

Cuando besa en su arsenal propio

Que te sella a fuego

O te muerde el cuello o la clavícula

A manera de tatuaje efímero

Que fotografía para cierta posteridad

Ella embalsama el almíbar

Y lo da a cuenta gotas

Para vivir con el don mayor de Minerva

Con falda libre al viento con el pudor bien puesto y colocado

Pero color piel

Al ritmo de su voz gruesa que abraza

Porque ella usa sus brazos para cargarte en el auxilio

Pero no para abrazarte

Sus clavículas fue lo que nunca encontró Leonardo

Y cuando digo que es mía

Cuando le digo que me pertenece

Le sale el mayo del 68 y me ataca sin misericordia

Golpeando mi espalda como si fuera un bombo

Su cuerpo tiene todos los fuegos a lo largo de esa belleza

Que camina patinando

Mayestática y pródiga

humilde a la carta

Con la mirada satinada medio en trance medio

Como un óleo que no quiere secarse

Cuando el pincel la ha tocado poro a poro

En la cima y sima de su sentir

En el temblor de su lecho

De su caminata inmóvil

Cuando su alma hecha de velas

Misioneras y cirios

Me mira,

Mientras

Yo, en un reclinatorio portátil la contemplo,

Sin dejar

De hacer su marco,

hecho a su medida

Sin saber si lo estoy haciendo bien

Como marco de mármol de Carrara

O invisible,

Más invisible que nunca,

Para envidia de todos los súper héroes.