Falta de humildad

Views: 702

Generalmente estas personas necesitan hacer mucho ruido, necesitan imponer sus puntos de vista porque sienten una gran inseguridad, están vacías emocionalmente y cuando miran en su interior, les asusta lo que encuentran. Son personas que, en casa, siempre tienen encendido el televisor o la música, no porque les gusta, sino porque así se sienten menos solas.

El ruido es un escudo que emplean para protegerse del silencio y, por ende, de sí mismas. Estas personas también suelen comportarse de forma egoísta y a menudo acumulan mucha frustración, envidia y rencor. Obviamente, esos sentimientos que no la llevan a ningún sitio, tan solo les hacen sentir mal y les alejan de los demás.

Están acostumbradas a priorizarse a sí mismas, a satisfacer sus necesidades por encima de las de los demás, dejándose llevar por un ritmo frenético de vida donde no hay espacio para la reflexión ni para establecer relaciones profundas. Por consiguiente, construyen lo que se conoce como “relaciones líquidas”, es decir, mantienen relaciones de amistad o de pareja basadas en vínculos muy frágiles que terminan rompiéndose rápidamente.

Tan pronto como una persona deja de satisfacer sus necesidades, deja de ser interesante y pasa a una nueva relación. Siempre están a la búsqueda de nuevos estímulos externos, porque así no tienen que mirar dentro de sí. Mientras más vacía está la alcancía, más ruido hace

La humildad es una gran virtud. Las personas que realmente son exitosas y han crecido no necesitan ir por el mundo pregonando sus logros porque se sienten bien consigo mismas. No buscan aprobación, se aceptan y se gustan tal como son. Y eso les basta. De hecho, la humildad no es simpleza, sino sencillez en la grandeza. Practicar la humildad significa asumir la responsabilidad por hacer las cosas, más que pregonar que las vamos a hacer, significa comprometerse y no esperar más satisfacción que la que se obtiene con el trabajo bien hecho.

Saber escuchar, ser receptivos a los mensajes de los demás e incluso respetar los silencios son signos de humildad y madurez. Son esas cosas las que inspiran confianza en los demás y las que nos convierten en buenas personas.

Las vacías son aquellas que no escuchan a los demás, que solo quieren oír su voz. Se rodean de mucha gente por temor a la soledad, en realidad no les interesa conocerlas profundamente. Algunos adoptan una actitud prepotente y otros presumen de sus logros, que a veces enmascaran bajo una falsa modestia. De hecho, la coletilla “en mi humilde opinión” no suele ser más que una muestra de orgullo disfrazado.

La humildad también implica el reconocimiento y la aceptación de nuestros defectos, debilidades y limitaciones. Nos predispone a cuestionar todo lo que habíamos dado, por cierto. Si tenemos la tendencia a ser vanidosos o prepotentes, la humildad nos incita a mantener la boca cerrada y hablar de nuestros éxitos sólo cuando nos pregunten. También nos conmina a ser breves y a no regodearnos demasiado, para darles a otros la oportunidad de hablar.

Lo interesante es que a medida que cultivamos la humildad, logramos aprender de los errores que cometemos, así crecemos. De repente ya no sentimos la necesidad de discutir, imponer nuestra opinión o tener la razón a toda costa. Nos abrimos a los puntos de vista de los demás y exploramos nuevas formas de ver y afrontar la vida que probablemente ni siquiera sabíamos que existían.

Las personas que hablan mucho, que hacen mucho ruido, no muestran su esencia. En realidad, lo que habla es su ego. Su esencia está escondida detrás de diferentes capas de rencor, inseguridad o vanidad.

La mejor manera para llegar a nuestra esencia, desarrollar una actitud humilde y enriquecernos como personas es escudriñar dentro de nosotros. Si la vida carece de sentido, reconócelo. Si sientes un vacío, asúmelo. Es importante que no sigas mirando hacia otro lado y escondiendo esos sentimientos porque el autoengaño no es más que un déficit de honestidad.

Seguir engañándonos servirá para acrecentar los problemas. Por supuesto, al principio la honestidad puede ser dolorosa. Es difícil reconocer que nuestra vida carece de sentido, que nos hemos equivocado o que nos sentimos vacíos. Sin embargo, a medio término es un paso liberador que nos permite enfrentar la verdad, nos desvela quiénes somos en realidad y cómo nos relacionamos con los demás y con nosotros mismos.

Promover el conocimiento personal tiene un efecto terapéutico. Ante todo, reduce el miedo a escudriñar en nuestro interior y a reconocer nuestro “lado oscuro”. También nos impide seguir llevando una máscara con la que pretendemos agradar a los demás, nos libera de la necesidad de aceptación y alivia la presión social.

Por último, la humildad nos impide seguir ocultando debajo de la alfombra nuestros conflictos emocionales. Nos da la fuerza que necesitamos para cuestionarnos y crecer. De hecho, cuando emprendas este camino es probable que descubras que no necesitas justificarte ante los demás cuando estos señalan tus defectos, porque te sientes seguro de ti y te conoces.

Cuando te conoces no necesitas hacer ruido, porque quien lleva mucho dentro no tiene la necesidad de sacar todo fuera.