Fractal

Views: 808

La vida, ella misma su entraña de cumbre y abismo,

  nos arroja a la dulce parsimonia de los días.

La vida, el bien más preciado

regalo absoluto de la creación divina.

Una promesa de todos los Arcanos,

el inicio y el fin de la aventura,

De la lucha el deslumbramiento y el milagro de

e    s    t    a    r       v    i    v    a

Volví de un leve encuentro con la muerte,

uno de tantos que acostumbra

A cambio recibí la salvaguarda,

La esperanza, el amor y la poesía

para clamar al Universo por mi grandeza,

            mi linaje, mi humana sabiduría.

Lo que corresponde de la mano de Dios

            que no me deja y no me olvida

…y me mira en mi afán de conocerlo aún.