Historias de familia: la obra de Arturo Martínez Legorreta

Views: 1440

En mi libro Toluca 200, historias de familia (2013), publiqué una entrevista con el licenciado Arturo Martínez Legorreta, quien fue presidente municipal de Toluca 1973-1975. Habla de las obras importantes que realizó durante su trienio: los Portales de la Plaza Fray Andrés de Castro, el Mercado 16 de septiembre y en el Panteón Municipal, el que está rumbo a San Felipe Tlalmimilolpan.

 

Mis recuerdos de Toluca empiezan en 1951 cuando, junto con mis padres y hermanos, llegamos a la capital para radicar en forma definitiva, relata Arturo Martínez Legorreta, ex presidente municipal durante el periodo de 1973 a 1975, en que se inició en la actividad pública y en la política. Tuvo la encomienda de ampliar los tradicionales Portales,  construir el Mercado 16 de septiembre, así como el Panteón Municipal rumbo a San Felipe Tlalmimilolpan.

 

Ahora ya jubilado y desempeñando funciones como asesor, incluso para algunas administraciones municipales –desde el apacible ambiente de su casa–, comenta  que Toluca era una ciudad en plena transición, pues dejaba de tener el sabor de provincia para convertirse en una capital moderna, resultado de la gente que llegaba de otras partes de la República y demandaban servicios como agua, el servicio de limpia y el alumbrado público.

En mi calidad de estudiante en la escuela primaria Lázaro Cárdenas,  después en la secundaria Número 1 para concluir mi formación en la Universidad Autónoma del Estado de México –en ese entonces vivió la transición del Instituto Literario a la UAEM–, recuerdo todavía las casas de adobe, muchas del siglo XIX y XX y todo el movimiento que se daba en el Centro Histórico.

 

Aún cuando es originario de Atlacomulco, expresa a través de sus palabras un gran arraigo por Toluca, al mencionar que la estación del tren que pasaba a la ciudad de México, era un ferrocarril de carga y de pasajeros, representaba el medio de transporte para los municipios del norte del Estado.

 

Era la época del gobernador, Salvador Sánchez Colín y había dos rutas de camiones urbanos que seguían casi el mismo trayecto, el Colón  Nacional  que pasaba por  la EstaciónIndependenciaCentro y Villada para llegar a Colón a la altura de El Ranchito.

Martínez Legorreta le tocó posicionar a Toluca como una de las urbes mejor iluminadas del país e instalar la primera Planta Procesadora de Basura y asegurar  al municipio el abasto de agua,  en virtud de que los barrios altos de la ciudad –atrás de Palacio de Gobierno– tenían problemas  de suministro, pues no  subía el vital líquido, nos dedicamos a la estructuración de un plan conceptual de agua potable, que años después fue implementado en su caso por la administración de Emilio Chuayffet Chemor como presidente municipal en 1982.

 

Entre los proyectos que le corresponde encabezar como alcalde, menciona la ampliación de Los Portales, que actualmente rodean a la Plaza Fray Andrés de Castro: la construcción de 13 edificios de tres niveles, con estacionamiento subterráneo y la plaza que dejamos fue el de la Capilla Exenta que servía como sacristía a tres templos: La Catedral, la Santa Veracruz y El Carmen, donde además había pasajes subterráneos.

 

En esa época,  expresa,  tuvimos la oportunidad como Ayuntamiento, de edificar en coordinación con el Gobierno del Estado lo que actualmente es  la Villa Charra y que está de manera adyacente a la capital, ya que antes era conocida como el Centro Charro y estaba en un espacio urbano, que ahora ocupa la Procuraduría de Justicia del Estado de México.

 

Debido a esta reestructuración ya era necesario reubicar el tianguis de los viernes, pues ocupaba casi todas las calles del Centro, desde Rayón hasta Juárez y Lerdo; el problema fue que el viejo Mercado 16 de Septiembre construido en la época del Porfiriato, resultaba insuficiente y empezó a invadir calles provocando problemas de congestionamiento vial en los años 70.

 

Por eso al iniciar la administración se realizó el traslado de vendedores, ya se contaba con el Mercado Juárez, que ya había dejado listo Alfonso Gómez de Orozco, pero aún no se encontraba en operación; aunado a ello, se implementó un proceso de comercialización para que la gente fuera a ese lugar y así apoyar a los comerciantes.

 

Surge aquí entonces la necesidad de edificar en el centro de la ciudad el Mercado 16 de Septiembre para resolver el problema en forma integral y brindar un espacio a los habitantes del Centro para realizar sus compras. Este proyecto se llevó de 8 a 10 meses para su concreción.

 

Recuerdo las acciones mediante las cuales tratamos de solucionar los problemas de la capital como el del Panteón General, ya que desde el siglo XIX estaba en servicio, había tumbas bajo el título de propiedad perpetua y los parientes con el tiempo desaparecieron y se convirtió en un problema, pues se fue saturando.

 

Esto, –precisa– nos llevó a construir el Panteón Municipal rumbo a San Felipe Tlalmimilolpan, para responder a la necesidad del  servicio; se hizo una verdadera planeación para quitar problemas a las administraciones subsecuentes, ya que el terreno donde se ubica es amplio.

 

Martínez Legorreta hace un recuento de la historia y reconoce que desde 1985 Toluca registró un crecimiento poblacional considerable, derivado del sismo que afectó al Distrito Federal y cuyos habitantes buscaron residir no sólo en la capital, sino en pueblos aledaños. En consecuencia, uno de los retos atender es el hecho de que Toluca constituye junto con otros 22 municipios la quinta zona metropolitana del país, y el Ayuntamiento debe ser líder en esta situación.