HISTORIAS DE FAMILIA: RESTAURANTE IMPALA, UNA TRADICIÓN INOLVIDABLE EN TOLUCA

Views: 1370

En enero del presente año –2021– cerró sus puertas al público el restaurante  Impala, tras 92 años de dar servicio a los comensales toluqueños en cuatro sedes distintas. Entre la pandemia, el cambio de dueño del local –216 de la calle de Bravo–las bajas ventas y los altos costos de mantenimiento, entre , los casi 10 mil pesos mensuales que costaba tener una preciosa cafetera italiana de cinco palancas, única en el país, la señora Zahide Salgado Kuri decidió cerrar, apoyada por su hija Soraya Díaz y con la esperanza de tiempos mejores y una reapertura en Metepec.

De poco sirvió atender al público vía redes sociales y que acudiera a recoger sus alimentos, el establecimiento no dio para más, pero ésta es su historia, misma que publiqué en el libro Toluca 200, historias de familia en el año 2013.

La ciudad de Toluca, Estado de México es fuente inagotable de motivos para disfrutar plenamente y hacer un recorrido gastronómico, es una experiencia ya que hay restaurantes como el Impala donde se puede degustar  comida que se caracteriza  por  presentar platillos mexicanos que cubren todas las expectativas  para el buen gourmet.

Este conocido restaurante tiene más de 80 años de  historia, sus inicios se remontan a 1928 con la señora Rafaela Velázquez de Mañón La Güerita, pionera  fundamental en el desarrollo del concepto. Este restaurante se instaló  inicialmente  en  la esquina del  Jardín de los  Mártires  con Independencia  ahí estuvo aproximadamente 5 años, para después establecerse en Independencia esquina  con  Belisario  Domínguez junto a  la Catedral, con el nombre La Terminal porque  hacía  referencia a la terminal de camiones  que se encontraba  entre el Jardín de los Mártires y Lerdo, sede de la Flecha Roja, antes de que se construyera lo que hoy es la Cámara de Diputados.

Fue hasta  Noviembre de 1961,  cuando la  señora Carolina Mañón Velázquez siguió con el concepto del restaurante, pero con el nombre de Impala, basado en el modelo de la Chevrolet, que siempre le gustó a Sergio, que se ubicó en la calle Matamoros e Hidalgo, este concepto no solamente fue iniciado por la  señora Carolina, sino que su hijo Sergio Díaz Mañón estuvo presente para apoyarla  en sus decisiones.

En el Portal Madero numero 218,  el establecimiento  duró 37 años donde acudieron diferentes personalidades como los gobernadores Salvador Sánchez ColínGustavo Baz PradaIgnacio  Pichardo PagazaJorge Jiménez Cantú y Carlos Hank González, políticos como Ignacio Merino Mañón, el ex presidente Pascual Ortiz Rubio, el periodista Jacobo Zabludovsky, el actor Enrique Álvarez Félix; pintores como Edmundo Calderón y  artistas como  Amparo RivellesAmalia Mendoza y Ernesto Alonso el llamado señor Telenovela.

Sin olvidar a Ernesto Che Guevara y Fidel Castro, durante la estancia que tuvieron en Toluca. El lugar  también era  visitado  por un grupo de jóvenes que se hacía llamar el club 20-30, eran  jóvenes de Toluca como el ingeniero Alfonso Martínez  VacaLuis Enrique RosalesFrancisco Azamar y varios más que se reunían   una vez por mes.

Después del  deceso de la señora Carolina Mañón, quien fue una mujer muy trabajadora y ocupada de su negocio; su hijo  Sergio  Díaz  tomó las riendas del restaurante quien con el apoyo de  su esposa, la señora  Zahide Salgado Kuri sacó adelante  los logros de su madre.

Fue en1990 cuando el establecimiento se instala sobre la calle de Bravo, casi esquina con Morelos. No obstante desde  hace  ya 7 años,  cuando  falleció  Sergio Díaz Mañón,  llevó  las riendas del restaurante  su viuda, la señora Zahide quien se siente satisfecha de tener en sus manos lo construido por su esposo y su suegra, pues asegura que no los ha defraudado porque hasta  el momento el negocio sigue en funcionamiento.

Recuerda a  su difunto esposo con mucho cariño, como un padre y esposo ejemplar y como un hombre trabajador siempre al pendiente de su negocio.

A  tres generaciones  la tradición del restaurante Impala sigue siendo la misma,  es recordada como el punto de reunión de muchos políticos quienes se sentaban a degustar la especialidad de la casa los deliciosos  chilaquiles en compañía de huevos estrellados, al mismo tiempo en que platicaban asuntos de interés con sus colegas.

En  realidad  el platillo que ha  hecho famoso al restaurante han sido los renombrados chilaquiles toluqueños  que se sirven con pollo, chorizo y un huevo estrellado,  sin olvidar el  café que siempre ha sido combinado por tres tipos de grano para ser presentado en la cafetera, el sabor de los chilaquiles es sensacional.

Además de que se sirven bebidas  alcohólicas como cerveza y la comida que se  ofrece es la conocida como corrida con un precio de 60, donde el platillo más caro es la arrachera con un costo de 100 pesos.

La viuda del señor Mañón considera que el restaurante Impala forma parte de la identidad cultural de Toluca por los años que tiene de funcionamiento, además por la calidad en la preparación de los alimentos que ha atraído mucha gente del ambiente político.

Hoy día  personalidades como los hermanos Chuayffet, el señor HurtadoAlberto Curi NaimeHumberto Benítez Treviño, magistrados del contencioso, Luis Rivera Montes de OcaJuan Carlos Núñez Armas acuden al restaurante.

El Impala, es descrito como un lugar para consumir platillos mexicanos, donde la gente puede comer bien con poco dinero y en un ambiente familiar. El establecimiento se considera todavía redituable aunque con pocas utilidades porque siempre se ha pagado  la renta del local.

La señora Zahide Salgado Kuri se encuentra satisfecha con los resultados obtenidos y  aunque no está en la posibilidad de abrir otro establecimiento, espera que  alguna de sus dos hijas o sobrinos tomen las riendas del restaurante  después de ella.

En este cómodo restaurante concurren aproximadamente unos 200 comensales al día, los platillos siguen siendo los mismos desde su apertura de 1928, sobre todo con excelente sazón, base por la que sus clientes se encuentran complacidos.

REFERENCIA DE FOTOS: Sergio Díaz y su esposa Zahide. Laa fudadora con el nombre de Impala, doña Carolina Mañón.