Identidad cultural y unión, es el Objetivo de la Danza de Los Chinelos

Views: 1667

por Aranxa Solleiro

Preparan un paliacate o un pedazo de tela que les cubra la parte de la nariz y la boca, con la intención de que la máscara que llevan sobre los hombros no los lastime. Usan jorongos coloridos que reflejan la luz del sol sobre las nubes y bailan al ritmo de los tambores y trompetas para celebrar al pie del Calvario, a la Virgen de la Purísima.

La danza de los Chinelos se celebró un año más en el centro del Pueblo Mágico de Metepec, con la intención no solamente de venerar a la Virgen, sino de celebrar un año más de salud para bailar y resaltar la dicha de estar vivos después de dos años severos de pandemia por Covid-19.

En el último día del Festival Internacional Quimera, más de cincuenta Chinelos bailaron por las calles más transitadas del municipio, lo cual generó sonrisas en los rostros de niños y adultos que durante poco más una hora se detuvieron para observar las luces que destellan de los listones que cuelgan en cada uno de los sombreros que portan.

Aunque originalmente los Chinelos tienen sus raíces en el estado de Morelos, en la ciudad de Tlayacapan, específicamente, representan una mixtura originaria de la cultura española y la mexicana, dado que sus raíces datan desde 1807, tiempo en el que los indígenas mexicanos vivían bajo la conquista española, según el investigador en historia, Armando Benítez perteneciente a la UNAM.

Con el sentido carnavalesco que los caracteriza, los chinelos mencionan que una de las principales razones por las cuales se presentan en los pueblos, es con la finalidad de enriquecer la identidad cultural como mexicanos, así como brindar un momento de unión entre la población, particularmente resaltaron que es necesario en la actualidad, tiempo en el que cada día se nota más división entre las personas.

Regina Chávez, residente del municipio, declaró que la danza de los Chinelos genera una atmósfera de alegría y auspicia a que se transmitan las tradiciones en los niños y en cada una de las familias metepequenses.

“A mí me gusta mucho, ya tiene más o menos diez años desde la primera vez que se realiza. Es algo muy bonito porque nos permite enseñarle a nuestros hijos nuestras costumbres y también creo que dentro de todo lo malo que se vive día a día, al menos que resalte un evento así, para que nos ayude a olvidar un poco todo lo que nos preocupa”, dijo.

Según el historiador, uno de los motivos por los cuales se originó el baile de los Chinelos fue para protestar el rechazo y la limitación para participar en eventos de folclor que tenían las personas que no pertenecían a la clase alta en tiempos de la colonia, por lo cual demuestra hasta el día de hoy, la lucha por el respeto de los pueblos originarios.