LA CONSTANCIA, UN CAFÉ CON ARTESANÍAS, DE ROSYLU ORTEGA QUE FUNCIONA EN LERMA

Views: 1265

Burgos nos proveyó de una identidad conservada. La adopción del nombre del municipio Lerma, se originó por la villa española con el mismo nombre, ubicada al paso del río Arlanza, por la semejanza de la ciudad mexiquense en aspectos geográficos, el municipio se fundó, dejando no solo por herencia el nombre, sino una arquitectura y tradición, que hasta la actualidad, es conservada por algunos.

La Constancia es un reflejo de tradiciones e imposiciones celtibéricas, pues su estilo arquitectónico, desde sus interiores amaderados, hasta la magnífica delicadeza de la elaboración del café, han sido causa de desarrollar una identidad en los residentes.

Aunque pocos de ellos tienen conocimiento de la riqueza histórica con la que cuenta, pues desde 1832 ha sido un espacio de gran relevancia, pasando de ser tienda de raya, sucursal del Banco de México y cervecería, hasta lo que es hoy, una de las más peculiares cafeterías del municipio.

En entrevista con Rosylu Ortega, gerente del establecimiento, el lugar permaneció cerrado por 50 años, siendo considerado como un espacio perdido, hasta que el 25 de enero de 2020, fue abierto nuevamente, consolidando un sitio de identidad en los lermenses.

“Algunos, cuando entran, mencionan que les recuerda cuando trabajamos para beneficio de los españoles o más bien, ellos dicen cuando éramos esclavos, pero creo que más allá de eso, es un sitio que ha sido rescatado y el cual también conserva grandes recuerdos para muchos.” Dijo.

El café, tiene los mismos muebles desde que funcionaba como tienda, por lo que su cuidado debe ser exhaustivo y delicado, teniendo ahora no solo que sanitizar por motivos de riesgo de contagio del Sars-Cov-2, sino por igual, debe ser fumigado por cuestiones de polilla. Sin embargo, de acuerdo a Rosylu, es un espacio que vale ser cuidado y protegido.

A pesar de que su inauguración se suscitó durante un año inesperadamente pandémico, el espacio ha dado honor a su nombre, en tanto que ha sido constante y sobre todo, resiliente ante adversidades.

“Tuvimos que cerrar durante cuatro meses, desde marzo, hasta julio del año pasado, por el temor al virus, pero nos atrevimos a abrir en julio y desde entonces, no hemos parado.” Aseguró Rosylu.

Dentro de sus virtudes no solo están los elementos antes mencionados, sino su apoyo a artesanos del Estado de México, en tanto que sus estantes exponen artesanías provenientes de municipios como: El Oro, Ameyalco, Ecatepec, Metepec y Lerma, dejando un espacio abierto a quienes deseen integrarse, pues bajo la perspectiva de Rosy, los artesanos mexiquenses han vivido momentos de dificultad desde antes de la pandemia, al no contar con un apoyo y difusión idónea de parte de áreas gubernamentales.

“Mi producto principal es el café, pero quiero que sea también un sitio de apoyo artesanal y quien desee vender sus productos aquí, con gusto.” Detalló.

Dentro de sus productos en venta se encuentran tazas de mayólica hechas por manos ecatepequenses, hasta bordados mazahuas de San Felipe Santiago, resaltando flamígero la unicidad del lugar y la magnitud del talento artesanal de la entidad.

Aunado a ello, Rosylu se ha convertido en un pilar de la historia de Lerma, su lugar de nacimiento, así como del turismo mexiquense, pues cree fuertemente en el potencial que se tiene y la urgencia de una propicia estrategia de fortalecimiento y ayuda a cada uno de los que conforman al sector dentro del estado.

Con casi dos siglos de existencia, el espacio se perfila a ser cada día más un punto de encuentro y unión entre habitantes, visitantes y raíces culturales. Esperando que en un futuro próximo sea también un sitio de consolidación turística.

“Mi objetivo con invitar a artesanos a vender sus productos es también porque llega personas extranjeras a Lerma o de otros estados, a trabajar a las fábricas o industrias, y al salir de ellas, ya no les es posible trasladarse a otros lugares para comprar artesanías, así que aquí reúno distintos municipios y ellos a su vez, pueden comprar sin necesidad de desplazarse.” Comentó.

El café abre sus puertas cada día de 7 de la mañana a 10 de la noche, siendo un espejo de ambiente familiar e idóneo para una convivencia sana.

Así, como una mixtura de culturas y un mundo en sí mismo, La Constancia prevalece.