LA IMPORTANCIA DEL SECTOR AGROPECUARIO

Views: 3758

Agropecuario es la parte del sector primario formado por la agricultura y ganadería o pecuario responsables por la obtención de recursos naturales para la producción de bienes de consumo y materias primas, utilizadas en la confección de productos de grande importancia para la vida moderna, que constituye el sector secundario.

La actividad agropecuaria, por un lado, es agricultura que se encarga de cultivar la tierra, por ejemplo: cereales, hortalizas, vegetales, etcétera y, por el otro, es la ganadería dedicada a la producción de ganado como: bovino, ovino, entre otros.

Los sistemas agropecuarios son extremadamente complejos y difíciles de conceptualizar y comprender. Al analizarlos debemos tomar en cuenta un sinnúmero de factores biológicos, químicos, sociales, económicos, históricos, políticos y hasta éticos, para tratar de entender cómo las partes actúan en conjunto para formar el sistema.

El análisis de sistemas es un desafío constante a nuestras creencias preconcebidas. No se puede utilizar este enfoque sistemático sin mantener una mente abierta, una inquietud constante para saber el “por qué” de las cosas y la determinación de considerar cada idea por sus propios méritos sin recurrir a las “recetas de cocina”. El análisis de sistemas nos reta a pensar por nosotros mismos y cuestionar todos nuestros conocimientos y creencias agropecuarias. Desde luego, el conocimiento técnico es importante, pero es el entendimiento y comprensión los que nos permiten aplicar los conocimientos técnicos en la práctica.

Hay que partir bajo el fundamento de que la agricultura es una actividad llevada a cabo por el hombre que a través de cultivar la tierra produce alimentos para la población humana. Esta definición resalta el papel que juega el hombre en la agricultura. Sin la intervención del hombre no existiría la agricultura y es probablemente verídico decir que, sin la agricultura no existiría el hombre (por lo menos al nivel de civilización que conocemos hoy en día).

También hay que agregarle el concepto del propósito de proveer alimento para la población, como objetivo primordial de la agricultura. Teniendo en consideración que en algunos países la sobre producción agropecuaria es un gran problema, en otros mueren miles de personas diariamente por falta de comida; En algunos países más los agricultores reciben incentivos del gobierno para dejar sus terrenos sin cultivar. Así mismos millones de hectáreas son dedicadas a la producción de cosas que nadie puede comer, también el productor recibe más en forma de subsidios e incentivos del gobierno que este recibe por la venta de sus productos; y finalmente en algunos países los efectos directos de la agricultura insustentable están degradando la tierra a tal velocidad que dentro de pocos años enormes áreas serán convertidas en desiertos sin valor ninguno.

Estos puntos nos deben hacer pensar y reflexionar. Esta gran industria mundial que llamamos con tanta facilidad “La agricultura” no solamente trata con la producción de alimentos, sino que es una actividad que tiene que cumplir con varios propósitos dentro del contorno comercial global. O sea, los sistemas agropecuarios sólo pueden funcionar si obedecen a las leyes de la economía y consideraciones de rentabilidad. Desgraciadamente, guste o no, las reglas imparciales de la economía dicen que, si alguien no puede pagar, tampoco puede comprar. Si de alimentos se trata, esto quiere decir que el que no paga no come, aunque él, su mujer y sus niños estén muertos de hambre.

Así mismo existen muchos diferentes propósitos, según el punto de vista. El agricultor o ganadero no daría una contestación igual a la del consumidor, político o gobernante. El agricultor de subsistencia, quien cultiva media hectárea de arroz, no tendría el mismo propósito como el dueño de una empresa multinacional con plantaciones de palma africana, caucho, cacao y café en cuatro continentes. Los propósitos dependen de las personas involucradas; o, mejor dicho, según los deseos y necesidades de los diversos individuos. Entonces podemos concluir en palabras muy sencillas que el “propósito de la agricultura es satisfacer necesidades o deseos del hombre”.

Los agricultores y ganaderos tienen por objetivo la satisfacción de sus deseos personales, en cuanto a la producción de alimentos para su propio consumo (subsistencia) y/o productos para la venta (agricultura comercial). A nivel nacional, desde el punto de vista del gobierno, también hay necesidades que satisfacer a través de la agricultura; como por ejemplo la seguridad alimenticia, exportaciones para la generación de divisas y la reducción de importaciones.

Finalmente, hoy en día escuchamos más y más sobre los problemas de los gases de invernadero, el fenómeno del calentamiento del globo, la degradación de las tierras agrícolas y la contaminación del medio ambiente. Existen otras preocupaciones mundiales ligadas a la agricultura, pero estas sirven para demostrar el punto.

La población del mundo hoy en día no sólo demanda la satisfacción de las necesidades individuales y nacionales por medio de la agricultura, sino que también busca la satisfacción de las necesidades de las futuras generaciones, de los hombres y mujeres que habitarán este planeta que llamamos ‘tierra’ dentro de 50, 100, 200 y más años. La agricultura ya no tiene simplemente que producir para hoy, tiene que ser también el guardián de los recursos naturales para su uso sostenible futuro. Como vemos, la agricultura es compleja y merece de una consideración profunda.