La lavadora

Views: 427

Han fue testigo de mi olvido desde la esquina, sólo que guardo silencio y como todo buen compañero me ayudo a accionarla.

No me preguntes qué sucedió, no lo sé.

Recuerdo que subí con urgencia con el cesto de ropa, porque no se iban a secar las blusas del uniforme y, entre colocar la ropa y llenar la lavadora de agua no pude recordar cómo activar el ciclo de lavado.

Me sentí impotente, puse las manos en la orilla, me contraje. Cerré los puños.

Fue un momento caótico, la respiración comenzó a acelerar, mi cerebro giro mil veces, busque dentro de mí, al guía, el instructivo, algo que me ayudara a recordar.

Fueron milisegundos sentidos en la carne como una eternidad.

Han, por su parte, lanzó un suspiro, tomó mi mano, la beso y oprimió el botón.

Es la cosa más sencilla, pero yo, lo olvide.

¡Juro que lo olvide!

2022