La personalidad de mi escritura (Parte I)

Views: 902

“Los rasgos y perfiles, que nuestra pluma o bolígrafo va realizando, son como ventanas abiertas donde dejamos asomar nuestro carácter, nuestra manera de ser, y hasta nuestras más secretas ambiciones”

Mauricio Xandró

 

Los teóricos de la comunicación han establecido un apotegma que refleja la realidad del ser humano en su vida: “Todo comunica”; máxima que los consultores han adoptado como bastión de mando para encausar el perfeccionamiento de sus asesorados en diversas líneas de su existencia.

Tienen razón, el noventa y cuatro por ciento del día el ser humano está comunicando; a través de su palabra hablada, a través de su silencio y muy particularmente a través de su escritura, que será objeto de esta colaboración; y no hacemos referencia propiamente al contenido que se vierte en el papel, si no a la forma en cómo se escribe de propia mano en el papel; pues también de una manera inconsciente, en esa medida el ser humano está comunicando su razón y  percepción del mundo.

A lo largo de la historia el ser humano ha ocupado la escritura para comunicarse y plasmar en un papel su propia historia, legado de generaciones, la escritura va generando su propia cultura y a la vez va desgranando de su creador (ser humano) su identidad, su propia personalidad, que ha generado rasgos, embellecimiento, modelos que no son sino, el paso del hombre por el mundo, entendiéndolo, entendiéndose así mismo, descubriéndose y escondiendo dentro de su propia creación los secretos de su mundo interior.

Desafortunadamente los avances tecnológicos han diluido el gusto del ser humano por plasmar sus ideas en papel y tinta, el uso de equipos electrónicos como las computadoras (portátiles o de escritorio), la telefonía móvil, y el uso de tabletas, entre otros; ha hecho que el ser humano escriba sí, pero con modelos prediseñados; con una simplificación mayúscula (caso Twitter), e incluso si se quiere ver más haya se ha alentado la NO utilización de reglas gramaticales, lo cual ha ido deformando nuestro lenguaje; razón de peso es entender qué el ser humano regularmente escribe como habla o viceversa habla como escribe. Es aquí, donde entendemos la importancia de hablar correctamente y escribir adecuadamente.

Pues bien apreciable lector, saltan al ruedo las siguientes preguntas: ¿Tiene aún utilidad la escritura manuscrita? la que se escribe de propia mano, ¿Es rentable su uso? ¿Aún se utilizan cartas donde los enamorados plasmen de propia mano sus mutuos sentimientos? ¿Qué diferencia existe entre escribir de manera formal utilizando una computadora y hacerlo de propia mano? Sin duda son aspectos que son dignos de análisis en un mundo donde el avance y progreso implican para muchos, el menor esfuerzo del hombre en sus tareas cotidianas y el embellecimiento estético como una pared superficial y transparente ante el jardín de la realidad.

Somos lo que escribimos, pues a través de esa actividad podemos plasmar de manera tangible nuestros pensamientos y compartirlos con los demás, dejando bajo el escrutinio de quienes nos lee la certeza o validez de nuestras ideas, pero al momento de plasmar nuestros pensamientos mediante nuestro puño y letra; estamos revelando ideas sobre nuestra persona, estamos revelando nuestra propia personalidad, esa que inconscientemente sale a relucir cuando nos comunicamos con los demás.

De una manera más explícita, podríamos decir que cuando realizamos nuestra escritura de puño y letra nos estamos identificando ante los demás y precisamente para ello nos valemos de técnicas específicas y de la utilización de una ciencia que a mi gusto; debe ser revalorada y vigorizada pues nos da luz sobre aspectos en el ser humano que tanto en el ejercicio profesional, como en el aspecto personal (afectivo – emocional) es necesario identificar a fin de tomar sanas decisiones.

Es la Grafología, una ciencia que nos permitirá conocer y recrear el mundo interno del ser humano, mediante el análisis e interpretación de los rasgos grafomórficos en la escritura de puño y letra de una persona.

…continuará