Las peores lesiones en el deporte

Views: 2203

Como todo el mundo sabe, en el deporte hay riesgo de lesionarse ya que, a veces, el esfuerzo físico puede ser tanto que el cuerpo no lo resiste o se dan lesiones  por un incidente desafortunado, pero en todas tienen una cosa en común… Los protagonistas se recuperaron y regresaron más fuertes para seguir cumpliendo con su sueño en el deporte.

Paul George – Fractura de Tibia y Peroné (2014):

Paul George, jugador de los Indiana Pacers, se despidió del Mundial de España 2014 tras sufrir una terrible lesión de tibia y peroné en su pierna derecha durante el partido amistoso que disputaba su selección, Estados Unidos.

 

El mundo del baloncesto se estremeció con aquellos nefastos 5 segundos en los que se produce la lesión, lesión que tiene a todos los amantes de este deporte en vilo. La magnitud de la misma provocó la rápida reacción de la gente que se volcó enviando mensajes cargados de ánimo mediante el «hashtag» «PrayForPaulGeorge» a través de la red social de Twitter.

 

Ewald Lienen – Herida de 25 cm de profundidad (1981):

 

Ewald Lienen sufrió la que ha sido catalogada como la lesión más dura en el mundo del fútbol, cuando su equipo, el Arminia Bielefeld se enfrentaba al Werder Bremen el 14 de agosto de 1981. Una espeluznante entrada de un rival le provocó una herida de 25 centímetros de longitud, tan profunda que se le podía ver el hueso

 

Aunque Lienen hizo un último esfuerzo para dirigirse al entrenador del Bremen, Otto Rehhagel, y recriminarle haber incitado al juego violento a su jugador. Aunque la imagen de su pierna dio la vuelta al mundo, esta terrorífica lesión le mantuvo alejado de los terrenos de juego 17 días tras los cuales volvió a jugar al fútbol.

Evander Holyfield – Herida de Oreja (1997):

Tyson se consagró como uno de los campeones más jóvenes de todos los tiempos con tan sólo 20 años e inmortalizó la escena más mediática nunca antes vista en el boxeo. El púgil estadounidense se midió a Holyfield (28/06/1997) por el título de los pesos pesados en una electrizante velada que recordó las gloriosas noches de otras épocas. La intensidad del duelo, el suculento botín en juego y, sobre todo, los continuos cabezazos de su rival provocó que Iron Mike perdiera los papeles en el tercer asalto, mordiéndole (en dos ocasiones) y arrancándole parte de la oreja.

Kevin Ware – Rotura de tibia y peroné (2013):

Tranquilos, me van a operar y estoy bien. Ganen este partido por mí. Kevin Ware transmitió este mensaje en el descanso a sus compañeros de Louisville, que peleaban por una plaza en la Final Four de la NCAA ante Duke. Este aguerrido jugador se rompió la pierna derecha por dos sitios (tibia y peroné) tras una mala caída en una acción defensiva apartándole del básquet casi un año.

Manuel Pablo – Rotura de peroné (2001):

 

El fútbol castigó con severidad al deportivista Manuel Pablo al sufrir una doble rotura de tibia ante el Celta en 2001. El jugador recibió durante un lance del juego la entrada del brasileño Giovanella de la peor manera posible, cuando intentaba detenerse y girarse al mismo tiempo. Más tarde, las exploraciones médicas confirmaron también la rotura del peroné, pronóstico esperado después de apreciar las imágenes donde el jugador se retuerce de dolor levantando la pierna cuya parte inferior baila sin control.

 

Salim Sadiri – Herida de 7 cm por jabalina (2007)

 

Salim Sdiri, atleta francés, resultó herido al ser alcanzado en el costado derecho por la jabalina de otro atleta durante la celebración de la Golden Gala de Roma (el viernes 13 de julio de 2007). La jabalina le penetró siete centímetros sin atravesar ningún órgano vital, pese a las impactantes imágenes.

 

Dak Prescott – Fractura de Tobillo (2020):

 

En el partido que enfrentaba a los NY Giants y a los Dallas Cowboys, el QB de los vaqueros salió corriendo 8 yardas y al ser tackleado por un defensivo su tobillo se atoró entre el césped y el rival lo que disloco su tobillo dejando una terrible imagen a los aficionados y compañeros de equipo gritando al unísono WeLove4.

Sin duda nadie quiere lesionarse y menos de esa manera pero si algo hacen las lesiones es forjar el carácter del deportista y hacer que regrese más fuerte sin rendirse ante la adversidad.

 

Atentamente

Un aficionado cualquiera