MIS MEJORES RECUERDOS

Views: 920

 

Yo canto desde que tengo memoria, mi primer grabación se realizó cuando iba en
el kínder con motivo del día de las madres.

Recuerdo que grabamos un disco de acetato, en 45 RPM (revoluciones por minuto)
con tan sólo dos sencillos grabados, uno por lado. En el lado “A” cantaba yo como
solista y en el lado “B” cantaba junto con mi grupo, acompañados en ambos casos
al piano por mi maestra.

Ese disco hasta el día de hoy me es muy preciado, en la actualidad, aun lo
conservo, sólo que ahora está enmarcado y colgado en mi estudio de grabaciones,
lugar en donde realizo cantidad de producciones de todos los materiales que poco
a poco voy realizando.

La canción que cantamos en aquella ocasión como grupo fue la que dice:
“Los niños que tiene madre, tienen luz, vida y salud…” Y bueno, me disculpo, por el
momento es todo lo que recuerdo de esa canción, pero la que si recuerdo de

manera muy especial es la que grabe como solista, es una canción hermosa cuyo
autor desconozco, pero la recuerdo bien, porque, es la canción que le cante a mi
mamá hasta su último cumpleaños, el 8 de Enero del año 2013.

Recuerdo bien, que sin importar en que ciudad, estado o país me encontrará, le
llamaba por teléfono y le cantaba su canción, para mi madre, siempre fue un
momento verdaderamente emotivo y para mi era una promesa de amor eterno.

Permítanme compartirles la letra de la canción.

Mamacita linda
DAR
Mamacita linda.
Mamacita buena.
Este alegre día,
Con grata emoción.
Vengo aquí a decirte,
Que te quiero mucho,
y a darte una ofrenda,
Con el corazón.
Le pedí a los cielos,
una blanca estrella.
A los verdes campos,
les pedí una flor.
A la noche quieta,
un rayo de luna.
Al mar una perla
Y un trino al gorrión.
Cuando tuve todo,
Lo junte con besos.
Esto es lo que tengo,
Y es lo que te doy.

Lo amarre con lazos,
De amor encendido.
Y dentro muy dentro,
Va mi corazón.

La reacción siempre fue la misma, al terminar la canción, por su mejilla corría una
lagrima de agradecimiento y por la mía una más llena de amor.

Existen momentos y acciones que por más pequeños que parezcan, cuando los
realizamos con honestidad, marcan nuestra vida y nuestro corazón con una ocasión
especial, la que después será motivo y al final una promesa.

Son pocos los momento verdaderos y así de contundentes que tenemos para vivir y
recordar, no me refiero a los que cualquier día pudiéramos vivir, más bien a
aquellos que son únicos y que sellan un pacto en nuestra vida.

Lo mejor de nuestra vida está en familia, nuestros padres, nuestros hijos, nuestros
hermanos, cada miembro integrante de ella suma fortalezas en nuestro corazón,
no dejemos pasar la oportunidad de marcar esos pequeños y grandes momentos,
ya que serán estos mismos los que nos ayuden a salir adelante en las situaciones
difíciles, son esos recuerdos los que se vuelven tesoros, tesoros que tu corazón
tendrá disponible cada vez que necesites de ellos, cada vez que quieras sentirte
resguardado y acompañado, siempre que necesites aliento fresco para seguir el
camino.

Muchas gracias.