Mutuas mondis, una perspectiva humanista del dilema de las energías limpias

Views: 677

El medio ambiente es un factor social cada vez más importante para la mayoría de las personas, en este sentido, el Derecho cada vez se involucra más en el ámbito ambiental, dado que debe facilitar los cambios necesarios para que la sociedad pueda innovar en dicha rama. El medio ambiente por su parte requiere de innovación, esto puesto que el deterioro al planeta dado por el aprovechamiento de los recursos naturales es bastante grave y pone en peligro la subsistencia de los seres vivos que habitamos el plantea.

Por tanto, hay que cambiar viejos esquemas, pero que ciertamente no atenten contra la calidad de vida de las personas de manera tan abrupta; esto no implica que no tengamos que hacer cambios en nuestra vida para crear nuevos hábitos más acordes a la situación en la que vivimos. En este tenor, surge la polémica respecto de las energías limpias en México, esto puesto que en el ultimo proyecto de reforma en la materia, se visualizan dos problemas base, siendo la primera, la obligación de México de que cierta parte de la producción de energía provenga de energías limpias, situación que pone al país en un estado de desventaja puesto que al no tener inversión en dichas energías requiere comprarla a extranjeros.

En cuanto a la segunda problemática, es que las empresas que generan sus propias energías, no pagan luz eléctrica a la Comisión Federal de Electricidad; situación que requiere de un enfoque de derechos humanos; esto así, puesto que a simple vista pudiera parecer que dichas empresas son abusivas con la autoridad (recalcando que el Estado para nada es una pobre victima de las empresas); pero dicha falta de pago no refleja realmente algo injusto puesto que los pagos por luz eléctrica no son una contribución sino que es un pago que se realiza de acuerdo al consumo de luz eléctrica que haga el particular.

En este tenor, si las empresas generan su propia energía, tratándose de energía limpia, y no ocupan de la energía que vende Comisión Federal de Electricidad, entonces no es injusto que no paguen por algo que no utilizan; es de destacarse que dicha energía proviene de generadores eólicos y solares, por lo que, no se pone en ningún momento en riesgo el manejo energético del Estado, no obstante, esto no significa que el Estado no deba cumplir con una tarea de vigilancia.

Dándole una perspectiva jurídica, es aplicable el principio mutuas mondis (un mismo mundo) que se desprende del artículo 20 del Protocolo de Kyoto de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático que refleja que todos los países, y por ende, todas las personas de este planeta, tenemos la obligación de cuidar y proteger el medio ambiente, por lo tanto, también tenemos el derecho a tomar medidas en pro del medio ambiente, en este tenor, el Estado si debería mantener cierta soberanía sobre los recursos naturales no renovables puesto que con ello puede dar una mejor distribución social de la riqueza, pero en cuanto a los recursos renovables como el sol o el aire, resulta ilógico que el Estado quiero mantener el uso de dichos recursos como propio puesto que se trata de bienes que es imposible para cualquier persona poseer.

El Estado puede mantener soberanía sobre el petróleo y la energía que provenga de fuentes sucias como el carbón, pero nunca va a poder apropiarse del sol y del aire, por lo que es derecho de todas las personas que habitamos el planeta el poder hacer uso de dichas energías (de manera segura) para cuidar de nuestro medio ambiente.