Poesía en Toluca

Views: 942

Yo no pedí nacer en esta ciudad y por eso, no lo hice. A cambio, fui avecindada por fuerza cuando aún no tenía completo ni el primer año de vida por lo que asumo, que el vil hecho se considera como una naturalización.  A tan corta edad, poco pude apreciar de su paisaje hosco y urbanista, recuerdo los altos edificios de tezontle y la cantera de las fuentes con forma de gelatina; el mercado burgués que engullía a los tianguistas con todo y sus gritos y baldes rebosantes de jumiles, acosiles y grillos apostados junto a barricas de pinole y truchas.

El frío, la altitud y  la omnipresencia de un volcán pudieran ser componentes de la enfermedad del escritor de estas tierras, más bien, de los poetas enviruelados de poesía, porque sí, porque aquí en Toluca los poetas proliferan, nacen y crecen y se desarrollan y mueren poco y escriben grandes obras homenajeadas y les construyen edificios con una placa  o adjudican su nombre a avenidas y paseos.

Y está muy bien, así debe ser, la historia literaria al servicio de la obra poética, pero algunas preguntas deambulan mezcladas en el aire gélido que cruza Los portales; ¿Cuántos son?, ¿Cuáles son?, ¿Qué escriben? ¿A quién cantan? Las respuestas están por venir en el próximo Segundo Festival Internacional de Poesía José María Heredia que se llevará a cabo durante el mes de Septiembre 2018 en distintas sedes y espacios  de esta ciudad que se llenarán de lectura, ritmo y libertad. Un encuentro que promete abrir la entraña poética de la región y dar hospitalario recibimiento a muchos poetas de otras tierras y lenguas, así como a los coterráneos,  los hermanos de siempre ( también a algunos extraños naturalizados como yo,  ya acostumbrados al frío y al desdén urbano).