Pretenden exmarinos eliminar a concesionarias del transporte de taxis y controlar este servicio en el AICM

Views: 497

Ex miembros de la Marina mexicana buscan acabar con las empresas dirigidas por permisionarias que ofrecen el servicio de taxis en esta terminal y quedarse eventualmente con este negocio y con los ingresos que genera.

Mujeres permisionarias del servicio de taxis en este aeropuerto, que conforman el Frente de Permisionarias de Autotransporte del AICM, advierten que están siendo víctimas de una serie de presiones, amenazas y acoso laboral, con el fin de que acepten todas las condiciones de las autoridades del aeropuerto, al mando ahora de diversos exmarinos, o bien abandonen el negocio.

Caber recordar que el pasado 27 de noviembre, las permisionarias llevaron a cabo una conferencia de prensa en la que denunciaron una serie de acciones de presión y misoginia de parte de miembros del Departamento Jurídico del Aeropuerto, en especial de su director José Luis Martínez Colina, con el fin de detenerles todos sus trámites y beneficiar en su lugar a permisionarios masculinos.

Las permisionarias han denunciado por lo menos siete actos de irregularidad permanentes, algunos de los cuales se han incrementado a partir de la conferencia de prensa de la semana pasada.

Entre estos se encuentran el favorecimiento para algunas empresas cuyos propietarios son “amigos” de Martínez Colina y de Mario Sánchez Becerra,  subdirector de Terminal y Supervisión, quienes, por órdenes del director del AICM, Carlos Ignacio Velázquez, no renovarán más Contratos de Acceso a Zona Federal y harán los necesario para apoderarse de todos puntos de venta, tal y como lo han presumido.

Las autoridades han entregado a la empresa ESPASA, utilizada para dañar a otras empresas concesionarias, cajas para la venta de boletos de servicio y habilitando Tarjetas de Identificación Aeroportuaria (TIA) a cajeros que aún no son contratados, así como entregado zonas de abordaje para usuarios y contratos para expender boletos en área comercial.

Asimismo los funcionarios del Aeropuerto han emitido opiniones negativas a la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes, para impedir que se otorguen altas a permisos, sin proporcionar información completa y cierta, denunciaron las permisionarias.

El AICM emite una NEGATIVA constante, explican,  para otorgar Contratos de Acceso a Zona Federal, a pesar de una resolución de la COFECE en la que ordena celebrar Licitaciones Públicas para dar nuevos permisos, mismo que sí se han otorgado pero sin el procedimiento exigido por ley.

Las autoridades condicionan a permisionarios, principalmente mujeres, en la entrega de tarjetones de operadores de unidad y en el pegado de engomados al presentar revista, al tiempo que limitan el número de operadores a cada unidad, exigiendo sin fundamento la Tarjeta de Identificación Aeroportuaria (TIA), requisito que aún no se encuentra en el Contrato de Acceso a Zona Federal.

Además, explican, el área de Transportación Terrestre “detiene” unidades, con el fin de aparentar que las demás empresas autorizadas no quieren trabajar y muestra largas filas de usuarios a la prensa, como parte de su estrategia para irse apoderando de este mercado.

De igual manera el AICM desconoce los “poderes” otorgados ante fedatario público entre permisionarios, para intentar firmar Contratos de Acceso a Zona Federal. El Jurídico del Aeropuerto desecha todos los Poderes y ante la petición de una explicación José Luis Martínez, director Jurídico del Aeropuerto, responde que “él está por encima de un juez”.

El Frente acusa que las SICT se colude en algunos de estos actos con las autoridades del aeropuerto, por lo que hace un llamado a la propia dependencia, a la Presidencia de la República, a la Comisión Federal de Competencia Económica, a la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes y a la autoridad del Aeropuerto de la Ciudad de México, así como a la Comisión de Comunicaciones y Transportes del Senado, para que conozcan y tomen cartas en el asunto, con el fin de investigar profundamente dichas irregularidades y actos de corrupción.

Las permisionarias exponen que en el aeropuerto capitalino se presenta actualmente una creciente lucha de poderes entre los exmiembros de la Marina mexicana y autoridades de la SICT por el control de la terminal aérea, siendo el servicio de taxis uno de los escenarios en los que se evidencia dicho conflicto.

“No vamos a permitir que se nos acuse falsamente de delitos que no hemos cometido ni que nos vean como “un escalón” en su propósito de que el Gobierno Federal, a través del AICM y por lo tanto de la SICT, nos quiten nuestra actividad empresarial con argucias para dar paso a un Negocio de Estado bajo el supuesto del combate a la corrupción, de la cual, en caso de existir, nosotras nunca hemos sido partícipes”.