REFORESTAR PARA VIVIR

Views: 1172

Actualmente, en nuestro país e incluso en nuestro Estado de México, vamos perdiendo año tras año grandes masas forestales, como consecuencia de la deforestación, los incendios forestales o de la destrucción forestal. Estos bosques cumplen importantes funciones en los ecosistemas.

La reforestación puede convertirse en una de las “estrategias más efectivas” para combatir el cambio climático , mitigar el aumento de las temperaturas y de combatir la desertificación, un problema grave que amenaza al 75% del territorio nacional, según indican la revista National Geographic y la organización ecologista Greenpeace.

Por lo anterior es necesario intervenir para facilitar la estabilización de las condiciones actuales del ambiente y promover su mejoramiento a través de diversas prácticas y actividades, entre las que sobresale la reforestación; la cual consiste en volver a plantar árboles en un territorio que anteriormente fue bosque o que en algún momento contó con cierto volumen de vegetación.

En este sentido y con la finalidad de concientizar a la población, del reto del cuidado de nuestros recursos naturales para mejorar la calidad de vida, el día de ayer en mi municipio Jocotitlán emprendimos una reforestación en el paraje “Camino viejo” del cerro Xocotépetl, en dónde Servidores Públicos y la empresa Cooper Standard nos dimos cita para plantar más de 2500 árboles de patula y ocote; aunado a la Campaña de Reforestación 2021 del gobernador Alfredo del Mazo , quien tiene como meta sembrar 15 millones de árboles este año.

Es importante hacer un uso exitoso de las especies nativas de cada región en programas de reforestación es indispensable profundizar nuestro conocimiento sobre la biología, la ecología, la propagación y el manejo de las especies disponibles, a fin de posibilitar su establecimiento y desarrollar técnicas eficientes de propagación, e incluso llegar a mejorar por selección sexual, clonal o ingeniería genética algunas de sus características más valiosas. Por otro lado, es también muy importante tomar en consideración la utilidad de las especies para la población local, ya que ello redituará en una mejor conservación de las zonas restauradas.

Los beneficios de contribuir reforestando son muchos, cito algunos del sitio energía viva, partiendo de que los árboles liberan oxígeno a través del proceso de fotosíntesis en el que absorben el dióxido de carbono que se encuentra en la atmósfera. Así, el principal beneficio de la reforestación es el de la producción de oxígeno necesario para los seres vivos que habitamos nuestro México y el planeta.

Las grandes extensiones de árboles, además de producir oxígeno, tienen la capacidad de captar las distintas partículas contaminantes y perjudiciales para nuestra salud que se encuentran en la atmósfera como pueden ser el polvo, el humo o las cenizas.

Otro punto muy relevante sobre todo para la nuestra entidad es que un terreno reforestado ayuda a la preservación del agua ya que los árboles la retienen evitando la erosión y posterior sedimentación de los ríos. Del mismo modo, las reservas de agua subterráneas que se generan procedentes de la lluvia cuando hay vegetación ayudan a evitar inundaciones y sequías.

Agua y vegetación son los principales protagonistas que permiten el desarrollo de la vida por lo que protegerlos son garante de nuestra supervivencia.

Finalmente, y haciendo alusión a una famosa frase “en la vida hay que hacer tres cosas: escribir un libro, plantar un árbol y tener un hijo”. Exhorto a todas y todos a fomentar una cultura forestal en todos los ámbitos sin excepción, desde los más pequeños hasta los más grandes. Aprendamos a amar, cuidar y proteger aquello que nos proporciona el oxígeno que respiramos.