Si me meto a una candidatura es para ser gobernadora: Yeidckol

Views: 647

En la comodidad de su despacho en el edificio de Canacintra, en la ciudad de México (fue presidenta entre 2002 y 2004), en donde hay una especie de ático que le da vista al segundo piso de San Antonio, transcurre la entrevista con Yeidckol Polevnsky, mujer empresaria originaria de Mexicali, Baja California.

Es octubre de 2004. Finalmente si fue candidate para el PRD y el PT para las elecciones de Julio de 2005, pero no fue gobernadora. Le cuestiono:

¿Yeidckol cómo te sientes frente a la perspectiva de ser candidata a gobernadora?

Tengo que reconocer que ha sido para mí una sorpresa el que me inviten a considerar la posibilidad de ser candidata a la gubernatura del Estado de México, nunca he participado en forma directa, en ningún partido político, no soy perredista, es toda una sorpresa.

De hecho cuando empiezan las invitaciones, empiezan los comentarios, me sorprendí, después dije oye, pero yo no soy perredista ni estoy pensando en ser perredista, ni de ningún partido, ellos me dijeron, no, es que no estamos pidiendo que seas perredista ni es la condición para que lo seas, no estamos yendo por la cuestión del partido, cosa que me dejó sorprendida.

He visto en esta actitud una postura vanguardista del PRD, hoy si analizamos los diferentes partidos, podemos encontrar que los mayoritarios, sobre todo, tienen candados para darle acceso a gente nueva y a la mejor si dejan gente que no ha participado, lo primero que tienen que hacer es afiliarse a su partido y empezar desde abajo.

He estado pensando en todas las agravantes, soy empresaria, soy mujer y no soy miembro del PRD, habla de una postura vanguardista del PRD y también de un interés o de una postura de inclusión al sector empresarial.

Creo que ésta, es una consideración al sector empresarial importante, que se está haciendo, obviamente es algo que me honra mucho, porque no es un puesto de menor importancia, es creo, uno de los cargos más importantes en el Estado, del país, es segura y definitivamente, el Estado más peleado entre los partidos y luego, dentro de cada partido entre los propios candidatos. Entonces que te tomen en cuenta o que te consideren, para hacerte una invitación de este tipo, es toda una distinción.

¿Qué posibilidades hay de que aceptes?

Creo que pensar en aceptar un reto de este tamaño, soy una persona muy obsesiva que si se mete a una tarea es para lograrla, no me metería a una candidatura para ser candidata, me metería para ser gobernadora, para ganar una gubernatura, de otra manera no me interesa, porque tengo una institución atrás que es Canacintra a quien tengo que cuidar y que no puedo andar con dimes y diretes.

Por otra parte, tampoco es mi papel decir nada más: bueno, voy ir a jugarlas para no ganarlas; sin embargo, creo que es una responsabilidad importante, que demanda más que el pensar si te gustaría tener el cargo, demanda pensar en forma responsable si tienes la capacidad para ofrecer, porque son dos etapas, una es primero cuánto tienes que trabajar y luchar para ganar una campaña, ganar esa candidatura. Luego ganando es, la capacidad que tienes para ser incluyente, para llevar al diálogo y al acuerdo a los diferentes sectores, porque hoy, no hay que olvidar que lo que se vislumbra en nuestro país en que las elecciones van a ser reflejo claro de lo que pasó en Veracruz.

Creo que tanto ésta del Estado de México como la del 2006 y muchas otras, se van a ver claramente marcadas en tercios, donde la diferencia del que gane va a ser mínima, pero lo que sí queda claro, es que va a ganar con la mínima diferencia, pero con la mayoría en contra. Entonces, vas a tener a un gobernante que esté electo por el 34 por ciento de los votos, pero que tenga al 65 por ciento en contra, esto habla o demanda de una enorme capacidad de conciliación, de diálogo y de tener claro que después de que pasan las elecciones, se tienen que gobernar para todos, de que se acabaron los partidos políticos en ese momento.

Esta es una tarea que tienen que tener todos los gobernantes, o sea, cuando ya te sientas, es para todos. Por otra parte, es tener la visión de ver los diferentes sectores de la sociedad a los que hay que entender, obviamente hay un sector social, un sector dentro del campo que necesita sea atendido, uno empresarial que también requiere atención, porque sobre todo, hay que tener en cuenta que el estado de México tiene el mayor número de industrias en el país, también es el que más trabajo productivo genera.

Hay que pensar en todos esos sectores, el académico, educativo, las mujeres, los discapacitados, el campo, son todos éstos a los que hay que ir con una propuesta, los que hay que estar dispuestos a escuchar y los que hay que estar dispuestos a trabajar por ellos. Antes de pensar, me gustaría ser candidato o me gustaría ser gobernadora, creo que hay que pensar cuáles son mis capacidades para ofrecerle a un Estado, del tamaño de la demanda, tan grande que tiene el de México.

Además, en mi caso personal, debo decir que soy una enamorada de este país, una convencida que está todo por hacer y que podemos hacerlo y me genera muchísimo coraje y frustración, cuando siento que estamos en los dimes y diretes y no en el discurso de fondo, no en la discusión que nos lleva al fondo de las cosas. Estoy, he estado convencida a través de los años, que quiero ser partícipe activa del cambio que nuestro país requiere, creo que México no puede seguir como está, que el modelo económico que tenemos está ya agotado, esto es algo que ya los organismos internacionales reconocen, que el modelito ya lo tenemos bastante gastado no sólo los mexicanos y que tienen que hacerle ajustes.

En hacerse ajustes, no quiere decir que tenemos que irnos 180 grados o que tenemos que irnos para atrás como antes se hacía, a buscar, hay que ver cuáles son las nuevas opciones que tenemos que tomar para un modelo alternativo, incluyente, que considere a todos los sectores de la sociedad y que tenga claro que el papel del gobierno es poder dar un mejor nivel de vida a su ciudadanía y no nada más a ser parte de la tarea, porque muchas veces los funcionarios públicos nada más resuelven parte de la agenda y se olvidan del resto.

Quiero ser partícipe del cambio que México requiere y para ser partícipe no se necesita un cargo desde mi punto de vista, el que tiene ganas de hacer cosas las hace, se mete a trabajar en uno y otro, es decir, no puedes estar esperando tener un nombramiento y un sueldo para hacer las cosas, debes tener la decisión.

La realidad es que hiciste en Canacintra, hablo cuando fuiste presidenta, fue lo que llamó la atención al PRD.

Creo que posiblemente sí, posiblemente mi discurso lo identificó el PRD como coincidente, con sus principios, porque creo, estoy convencida de que no podemos seguir trabajando en forma sectorizada. A través de los años en México hemos participado por sectores, el empresarial y sus cámaras o sus organismos empresariales, los trabajadores en sus sindicatos, los académicos en sus grupos académicos o los intelectuales en otro sector; los legisladores en otro mundo, el gobierno en otro, los partidos políticos, todo el mundo sectorizado.

No hemos podido tener la capacidad de darnos cuenta y aceptar que el objetivo que tenemos y debemos tener todos, debe ser el mismo ni siquiera creo que nos hemos detenido a ver cuál es éste. Comento con frecuencia que estuve con una beca en Japón y cuando la tuve, lo que más ilusión me hacía de ir a Japón, no era sólo el tema de la calidad, era descubrir cómo habían logrado los japoneses el milagro japonés después de la Segunda Guerra Mundial, cuando habían quedado devastados. Entonces me di a la tarea de preguntar a todo el que se me acercaba o al que me le podía acercar, qué habían hecho, hablo desde gente de gobierno, como maestros, empresarios.

Las respuestas eran tan sencillas y tan simples que creía primero que no me entendían, que era una cuestión: japonés hablando inglés, mexicano hablando inglés no daba comunicación, incluso usé una intérprete y las respuestas seguían siendo las mismas. Terminas dándote cuenta que las respuestas a veces son tan sencillas que no las vemos, lo que ellos me contestaron que después de la Segunda Guerra Mundial, habían quedado devastados no les había quedado más que agua y gente, agua porque es archipiélago; entonces me dijeron que ellos invirtieron en lo que les quedaba que era la gente, la formaron, se dedicaron a hacer capital humano, que pudiera generar a la hora de dar.

En eso invirtieron, pero primero definieron, decidieron cuál era el rumbo que tenían que tomar y no son como nosotros, que de repente, nos debemos poner unas metas inalcanzables y nos ponemos 500 ó 200 metas al mismo tiempo. Ellos dijeron un objetivo que hay que lograr, una meta por la que hay que luchar y definieron que su meta, que su objetivo, se llamaba Japón, entonces definiendo, creo que vamos por Japón y si le va bien a Japón nos va ir bien a todos. Se pusieron a trabajar todos en la misma dirección, todos, hablo del sector empresarial, financiero, gubernamental y académico, conjuntamente definieron las políticas, decidieron qué tenían que hacer y cómo se ponían ayudar unos con otros para lograrlo y lo han logrado, en México no nos hemos detenido a ver esto.

Inclusive pasa peor aún, cuando nosotros hablamos de que se requiere una política industrial, no falta por ahí el despistado que diga, no! para qué, igual que en un tiempo se dijo que la mejor política industrial era la no política, también te sale uno que otro loco por ahí que te dice, mucho ayuda el que no estorba y no valoran o no tienen la referencia y no se ponen a analizar o a leer qué pasa en otros países, para darse cuenta que política industrial hay en todos los países, los desarrollados y no desarrollados tienen políticas industriales.

El otro día estuvimos en un foro y salió esta discusión, también salen los que te dicen, es que México no tiene dinero, con qué dinero va a hacer política industrial; comentándolo con el embajador de Japón, salió el tema y decía, cuando se han hecho las mayores políticas industriales ha sido porque no hay dinero, precisamente por eso hay que hacer políticas industriales. Dice el embajador de Japón, si hubiéramos tenido que esperar a tener dinero para hacer una política industrial, nos habríamos muerto o esperado 30 ó 40 años, cómo íbamos a hacer el dinero, porque no hay dinero hay que hacer la política industrial para generar empleo y la riqueza.

La política industrial igual que la política social o igual que las políticas no demandan sólo dinero, claro! es necesario y útil, lo demandan primero visión y luego decisión y después acción, si no tienes decisión, misión, aunque tengas decisión, qué decides, das bandazos y si tienes una visión y tomas la decisión, pero no entras en la acción todo se queda en el aire, necesitas tomar las tres: hacer visión, decisión y acción, pero dirigidas a un objetivo y todos tenemos que ir en ese objetivo, pero si en México nos hemos pasado el gobierno pensando o buscando, partiendo la base de que todas somos tramposos, se ve que en algún momento nos agarra en una de ellas.

El sector privado también viendo a ver en qué momento le mete un gol al gobierno, porque son muy unidas las posiciones de los dos temas, entonces no hacemos sinergia y no logramos potenciar nuestras capacidades para avanzar, sino que nos competimos y perdemos mucho tiempo librándonos unos del otro, defendiéndonos uno del otro y viendo cómo nos fregamos unos a los otros. No hemos tenido la claridad de ver que el nombre del juego se llama ganar, ganar; queremos seguir pensando en el pasado, en que hay que ganar con base en oprimir, a cavar, en no dejar que los demás ganen. Hoy, creo que los empresarios tienen que tener en claro que si le va bien a la empresa, tienen que compartirlo con los trabajadores, es decir, que los trabajadores, deben tener claro que si le va bien a la empresa, va en beneficio para ellos y tienen que compartirse los beneficios, pero debe haber un interés común para la investigación en las universidades, para la política educativa.

Hablando de política industrial, decidir tan sólo qué tipo de carreras pueden generar mayor valor agregado en el país, no requiere más que voluntad, no requiere de dinero, y podríamos estar teniendo desarrolladores de software que hoy el mayor mercado lo tenemos aquí al lado, ese mayor mercado se va a comprar a la India, que es mucho más lejano que los horarios no empatan cuando podríamos ser un extraordinario proveedor y además, tendríamos un alto valor agregado, entonces no tenemos ni siquiera contemplado desarrollar estas carreras en forma intensa. Creo que muchas políticas hoy necesitan de decisión, pero también de un cambio de actitud en todos los sectores, igual los empresarios que los trabajadores, que los académicos, que los estudiantes, que los jóvenes, todos los partidos políticos, necesitamos un cambio de actitud.

México no puede seguir operando y la muestra son los resultados que estamos teniendo, como ha operado hasta este momento, no puede superar con estructuras o instituciones que se crearon en el siglo XVIII a finales del XVII algunas de ellas, porque hay toda una contradicción en ello, que dijimos acabar con el imperio efímero que hubo en México, pero acabamos en los palacios, Palacio Legislativo, Palacio de Gobierno, Palacio, hay un contrasentido. No hemos tenido clara la planeación. Queremos que el Congreso sea de avanzada, pero seguimos en el Congreso y en la mayor parte de las instituciones operando como en el siglo XVII, cuando no había mail ni fax, todavía seguimos citando en las reuniones tanto del Congreso como la lectura y aprobación del acta, nadie se detiene a pensar por qué lectura y aprobación del acta, porque en el pasado no había mail, no había fax, no había nada y la gente iba en caballo o en carretas hasta no sé dónde y tenía que regresar, para enterarse qué era lo que tenían que leer para que todo mundo lo aprobara, pero hoy sí lo puede mandar por mail a todos lados, para que todo el mundo lo discuta y nada más llegas a ver cuál fue la votación o cuáles fueron los puntos de acuerdo o de desacuerdo y discutirlo, cómo puedes poner en los documentos lectura y aprobación del acta, no nos hemos dado cuenta que ya la tecnología nos superó.

Esos son ejemplos simples, pero la realidad es que mientras la apertura comercial avanza, la globalización se ha venido dando y la tecnología se sigue desarrollando, no podemos seguir operando en el siglo XVII o en el siglo XVIII, necesitamos reestructurar todas las instituciones. En esa reestructura de todas las instituciones, tendríamos que estar hablando de la reforma del Estado, creo que éramos como tres o cuatro los que hablábamos de la reforma del Estado en su conjunto, hasta ahora que hace una semana o dos, que Manuel Camacho Solís hizo este foro diciendo Gobernabilidad que reforma. Me invitaron a una de esas mesas, hubo gente valiosísima, se virtieron conceptos interesantísimos, hoy en la tarde que se establece el grupo de trabajo para hablar del tema de la reforma del Estado, que es extraordinario, hay gente que no sabe ni qué es la reforma del Estado y no entiende ni porqué la trascendencia de ella.

Creo que tenemos que ir a los cambios de fondo, esos cambios de fondo requieren reformar el Estado, requieren romper la inercia y hacer a un lado a los que tienen la forma de tener todo lo que sean avances en el país y tenemos que cambiar la actitud que es otro tema, la reforma más importante que hay que hacer y que no pasa por el Congreso, es la reforma de actitud. En México necesitamos una actitud de triunfadores, necesitamos trabajar por mejorar nuestra autoestima, hemos permitido a través de los años que nos pisen en todos los campos, cualquiera, y hemos tomando una actitud sumisa y derrotada.

Tenemos que empezar a creer, número uno que sí podemos; en segunda a actuar en consecuencia, demostrar que tenemos mucho más capacidades que muchos otros países y no los hemos explotado, nos dejamos convencer que somos la zaga, la cola del dragón cuando vamos a la cabeza. Creo que hay tareas en las que hay que trabajar en todos los campos, en convencer a los empresarios en ese cambio de actitud, en convencer al gobierno, al sector académico, en involucrar a los jóvenes para que participen, el tema de la participación es algo dramático en el país, porque cuando hablas del tema, notas que no tenemos cultura de ésta. Mientras que en Estados Unidos un ciudadano convencional participa en siete organismos distintos, desde la sociedad de padres de familia, la organización religiosa, la deportiva, la social, la empresarial, la política y no recuerdo cuál es la otra, siete son, en México somos los menos los que participamos en algunas cuantas, pero no es en la generalidad, somos pocos, no hay participación.

En el caso de la política todo el mundo se queja, reclama, pero no participa, hay muchos casos en donde ni siquiera salen a votar, entonces, tenemos que pasar de la democracia electoral, a la democracia participativa, a la que tome acción y no a la que, creo que tenemos que pasar de la queja, del reclamo, a la acción, a la participación, porque lo necesitamos como país, porque necesitamos hacer ese cambio, si no, México no va a cambiar. Estaba leyendo el otro día un análisis, un estudio de historia política de los partidos, hablaban de las famosísimas urnas embarazadas del pasado y me he llevado la sorpresa de la vida, porque plantea, las urnas embarazadas no eran un caso de fraude, era de interés de legitimarse, porque la votación era tan baja, que no podías decir ganó con tantos votos, sí ganó, porque todos los que salieron a votar eran del mismo partido y votaron todos igual, pero eran tan poquitos que tenían que embarazar las urnas y meterle votos para legitimarlo, que habían sido más los que votaban, la falta de participación es inaceptable, es impensable.

Creo que México se presenta como un país donde hay enormes oportunidades de tener logros, porque en la tarea que te metas, si te metes con ganas, con una visión clara de lo que quieres lograr, con la camiseta puesta de que quieres hacer cosas por tu país, porque además, no porque eres un loco soñador, no, porque lo que hagas va a dar beneficios a México, a ti, a la gente que te rodea, estoy seguro que lo puedes lograr, trabajes en el sector que trabajes, llámese partido político, llámese organismo empresarial, lo importante es querer trabajar, aportando, dando un poco de lo que los demás esperan, más de nosotros mismos para salir adelante.

¿Estás de acuerdo en lo que propone Carlos Slim, cambiar el sistema?

Creo que la relación de Carlos Slim, con Felipe González ha sido extraordinariamente enriquecedora y esto ha permitido ver que los socialistas no son como los han querido pintar en México y creo que no sólo aquí, hubo una época en la que satanizaron tanto a los pobres comunistas y socialistas, y cómo lo hicieron, son gente que está en contra de la religión, entonces habría que perseguirlos, matarlos y acabarlos, pero fue en toda América Latina. Hoy podemos ver que puedes tener gente socialista de avanzada como Felipe González, hoy el caso de José Luis Rodríguez Zapatero, una gente valiosa o de Ricardo Lagos en Chile, que también es una gente extraordinariamente de avanzada, que entienden del libre mercado, pero también del compromiso social y del bienestar de la población, que no son dogmáticos. Creo que ésa es la enorme diferencia a los dogmáticos de extrema derecha que también son un peligro absoluto.

Carlos Slim ha visto con mucha claridad que y él lo menciona así, los pobres no son negocios, los pobres no gastan, no sólo no son negocio, no gastan, eso para el sector empresarial, le cuestan demasiado caros al Estado, porque no generan y sí requieren atención de salud, de todos los servicios que usamos cualquiera, lo tiene aunque sea una gente pobre y no tiene con qué soportarlos. Aquí la lucha tiene que ser cómo lo sacamos de ese letargo y de esa situación desventajosa a los sectores más pobres y los integramos a la clase media, cómo aumentamos la clase media.

Hoy por hoy México es el país que tiene la mayor desigualdad o la mayor inequidad social, la desigualdad, se habla en el caso de Latinoamérica de Brasil y de México y México tiene un mayor nivel entre los más ricos y los más pobres, oyes, son más pobres en México, sí, pero como no hay tan, tan ricos, todos están a la mejor en un estrato más cercano, aquí estamos en algo que se vuelve insultante, aparte de insostenible y peligroso. Creo que aquí no se podría dejar de mencionar al rector de la Universidad (UNAM), porque Ramón de la Fuente, el rector de la Universidad, es alguien también con una mentalidad de avanzada y ha habido foros en los que han estado Carlos Slim y el rector juntos, haciendo planteamientos y no dicen que cierres los mercados, ni que te vuelvas comunista, ni que te vayas a un extremo ni que te vayas al otro, sólo que se nivelen las cosas.

Sí, el mercado es importantísimo, pero no lo puede hacer todo, donde el mercado no puede operar, ahí el Estado tiene que actuar y así lo hace en cualquier país. En México desgraciadamente nos vamos por la discusión estéril, hoy está de moda el tema populismo, mucha gente habla de populismo sin saber ni qué es, sin ver que hay populismo de derecha, como de izquierda, los dos pueden ser populistas, porque los dos pueden ser demagogos y los dos pueden ofrecer todo lo que no pueden cumplir y hacer ofertas incumplibles, en ganar con base en las ofertas que no van a cumplir jamás y creen o quieren, en el caso, por ejemplo de Andrés Manuel López Obrador, lo quieren acusar de populista, porque apoya a los ancianos. Todos los países desarrollados, todos, tienen programas para los ancianos, de apoyo económico, todos.

Tienen protección para que no lleguemos a venderles todo, aún con Tratado de Libre Comercio y los mexicanos somos más papistas que el Papa, nos espantamos, es que vaya a hacer populismo, pero no nos metemos a analizar a fondo, qué es el populismo o a qué le quieren llamar ellos populismo y qué hacen otros países.

Es como el tema de la política industrial, el enemigo está en casa, de repente el mismo puede ser el que te diga, no hace falta una política industrial, creo que nos hace falta una enorme conciencia y una enorme cultura y también un interés por el comparar, hacer análisis comparativo de qué pasa en otros países, qué pasa en el nuestro. Nos metemos, pero echamos en el debate más ruin y vil, y nadie tiene el valor de meterse en el debate de fondo, en el debate que vale la pena debatir, nadie habla.

Ayer o antier decían en el radio, el ratero de Bejarano, a René Bejarano no lo vi nunca con una pistola en los videos que pasaron, robándole a alguien, estaba recogiendo un dinero que le dieron para una campaña, efectivamente, pero todos los países reciben dinero para campañas y precampañas, todos los partidos en México reciben dinero para campañas y precampañas, no están legisladas las precampañas, porque me puse a buscar por lo que decían, a ver qué tiene pies y qué tiene cabeza, no están legisladas, por esto no tuvieron mayores problemas los Amigos de Fox.

Muchos decían, por qué no lo meten a la cárcel, porque no es delito, por qué Omar Bermúdez está en la cárcel, porque hizo un fraude, cobró un trabajo que no hizo, pero el otro, se veía muy feo cómo recogía el dinero, sí se veía feo, horrible, pero no es delito, es como una fundación o una organización y he pedido apoyo para zonas marginadas, sobre todo, para personas con discapacidad, normalmente si la gente es de buena voluntad te da un cheque a nombre de la institución, si es de mala voluntad te la da en ese esquema, para poderte firmar. A mí si me ofrecieran dinero para apoyar alguna causa, la que quieras y me dieran en moneda de a diez, creo que me quito las medias para llenarlas y me lo llevo, se va a ver muy mal, se va a ver horrible, pero no es delito, no se lo robé a nadie, me lo dieron y la gente no entra en un análisis así de simple.

No dices, por qué podemos estar los mexicanos en ese grado, en ese nivel de superficialidad y estás dándole y dándole vueltas al tema, cuando los asuntos de fondo no se están atendiendo, es frustrante. El tema de la cuestión social, el otro día comentaba el tema de la cuestión social que me decía la gente, que eso de cuestión social, ni siquiera se comprende, era preocupante el tema.

¿Ser mujer a los niveles que tú has llegado, es ventaja o desventaja?

Creo que tiene de las dos, creo que hay sectores vanguardistas en los que no hay problema con ser mujer, al contrario te ven bien, te aceptan, tienes todas las atenciones. Hay otros sectores, retrógradas a los que les pesa que haya mujeres en el sector o en cualquier lugar, y en los que dicen, cómo puede ser que una mujer se sienta con un conjunto de señores y no sólo es que te sientes, imagínate, que opines y que no coincidas, te los puedes echar de enemigos el resto de la vida, es algo que no lo aceptan. Creo que siguen siendo grupos retrógradas, que cada día son menos significativos y menos escuchados, tienen cada día y espero, porque todavía puede decirse que tiene sus propios espacios.

Para mí es una muestra clara el caso Canacintra, me tocó competir con dos hombres, dos hombres que tenían una empresas más grande que la mía, que tenían una familia muy bonita, maravillosa y yo lo más que tengo, una casa pequeña y una obsesión tremenda por trabajar. Entonces todo el mundo me decía, cómo piensas que vas a ganar en una Cámara donde ni el diez por ciento son mujeres, obviamente no vas a ganar, me fui al terreno de vámonos por resultados, primero qué traigo atrás de resultados en Canacintra, qué he hecho, qué he logrado ahí, esto era para mí lo primero y segundo, qué estoy dispuesta a hacer, qué estoy dispuesta a lograr, dónde están mis trabajos para hacerlo.

Y gané, dos a uno a cada uno de ellos. Entonces quiere decir que los empresarios que mucha gente cree que son retrógradas, al menos los de ahí fueron vanguardistas, creyeron en una mujer, votaron por ella en su mayoría y me reeligieron, con mi forma de pelear, de hablar y de defenderlos, otros habrían dicho que no se reelija, quítela de aquí, me reeligieron, porque se dieron cuenta que era alguien que estaba dispuesta a decir lo que ellos pensaban, lo que ellos sentían y no era más que la vocera de las necesidades en nuestro sector y que no me importaba si me enemistaba con quien me enemistara, si les caía bien o si les caía mal o si me dejaba de invitar a la foto.

Creo que las mujeres hemos hecho buen trabajo y demostrado que somos obsesivas, como característica casi y que podemos dar buenos resultados, tiene las dos, ser mujer tiene muchas ventajas y mucha gente dice que hay un dicho que comprobé que es exactamente al revés, constantemente dicen mujeres juntas ni difuntas. A mí, me sorprendió, nunca he estado involucrada en temas de género, nunca jamás, he tenido que ser empresaria desde joven, participado en Canacintra casi por 16 años, en un mundo de hombres y nunca entré a los temas de género y empecé a hablar de cuestiones de género, cuando inicié como candidata, porque les llamaba la atención y me preguntaban y tuve que meterme al tema. Cuando decía mujeres juntas ni difuntas, me sorprendió, porque encontré mujeres que no conocía y me ofrecían su apoyo, gente que me mandaba cartas, que de verdad ofreció su apoyo sin conocerme, sin tratarme.

Hubo una identidad en el tema de género, de decir por ser mujer te apoyo, estoy contigo, impresionante, nunca tuve críticas o actitudes agresivas de ellas, jamás las he tenido, así que creo que el dicho no es cierto. Sí tiene su bemoles, porque somos una sociedad que va para adelante y a mí menos en el tema del sector empresarial, cuando me preguntaban tanto del tema género, no entendía, qué es lo raro, qué es lo que tiene de exótico esto, porque nunca me había detenido a pensarlo.

Un día recibí una carta de una doctora Swartz, que dice que hay mujeres -ella es una estudiosa del tema del género- y tiene una teoría que se llama o no sé si es de ella, que es el techo de cristal, dice que las mujeres pueden avanzar y llegar a un determinado nivel en el sector empresarial y de ahí no te dejan pasar. Dice que ese dicho que está en todos los temas: en el académico, en el Legislativo, en los partidos políticos, inclusive para ser presidentas o jefas de Estado ha habido mujeres, pero en el sector empresarial es donde hay la mayor resistencia y algo que no sabía, es que en los organismos empresariales es donde más difícil es, parece ser que a nivel internacional, organismos de esta magnitud nunca han tenido una mujer presidenta, eso es algo fuera de serie dentro de Canacintra.

En el análisis dice, es algo impresionante, si pensamos cuántas mujeres presidentas o jefas de Estado ha habido en Europa, nada más tenemos a la Tacher, si pensamos en Estados Unidos, ninguna; si pensamos en Latinoamérica, en Panamá acaba de terminar Mireya Moscoso, tenemos a Violeta Chamorro, ha habido en Costa Rica en diferentes países, pero si piensas en dónde ha habido el mayor número de mujeres, presidentas o jefas de estado ha sido en los países de origen musulmán. Es increíble, porque cuando te preguntan: oye los musulmanes, todo el mundo piensa o terroristas o que tienen a las pobres mujeres envueltas en velos o que no las pueden ni dejar de salir, pobre vejación para las mujeres, nadie puede pensar en algo distinto.

Sin embargo, es algo fuera de serie, estos países que se supone que son represores de mujeres, han tenido el mayor número de presidentas, ha habido en la India, ahorita hay en Filipinas, una pequeña población musulmana en su mayoría, Indonesia, en Pakistán y han elegido presidentas y las han reelecto y jefas de estado, dices, hemos vivido en un mundo, así como se piensa en el tema de los socialistas van en contra de las empresas y a la hora de que lo vives te das cuenta que no es cierto, que es algo totalmente distinto, nos ha costado.

Como presidenta de Canacintra me tocó vivirlo con López Obrador, pedir apoyos para empresas que en la vida creí que no nos fueran a dar y que los señores nos apoyaron en una forma impresionante, pero todo el mundo se gana, los comunistas están en contra de las empresas, los musulmanes en contra de las mujeres, ahora cuando analizas las formas más de fondo, resultan que las cosas no son como parecen. Perdón por no contestarte esta entrevista tal cual, no es algo que planee, no es algo que busqué, es algo que estoy pensando, analizando, inclusive ahora que he tenido más presión, he considerado inclusive consultar no solo con mi almohada, sino con los sectores, el empresarial, para conocer su opinión, qué piensan al respecto, porque no es algo que hubiera tenido analizado o evaluado antes. Tengo buenos amigos en todos los partidos, soy muy crítica, por eso creo que no le convengo a ningún partido adentro, porque lo que quiero dejar es de ser crítica, quiero seguir siendo libre de ser crítica y no que aparezca una reacción el día que sea crítica por medio del PRD en alguna postura.

Además hay otro punto que no he dicho y creo que es injusto, el PRD tiene sus propios candidatos y no conozco a todos, conozco a dos, pero lo que es una realidad absoluta, es que los candidatos del PRD tienen los méritos internos para ser candidatos por su partido en el estado de México y yo no.

Soy alguien que cree en un trabajo de base y que ha venido de ése en Canacintra, en todas las áreas en las que he participado; no podría meterme nunca a una institución o a un organismos donde pudiera generar algún tipo de visión, porque no va con mi mentalidad, porque creo que hay que tener partidos sólidos, fuertes, muestra de vanguardia, de inclusión y de interés por el sector empresarial, ya cuando estarme invitando el PRD, pero creo que hoy también los perredistas tendrán que ponerse de acuerdo, entre ellos, y sacar su propio candidato de unidad y no ponerse a desgastarse, pelearse, entre ellos, porque creo que a final de cuentas, la contienda es después de, no antes.