Soberanía y codependencia económica: aranceles

Views: 1033

 

Después de la segunda guerra mundial y particularmente cuando cae el muro de Berlín, el mundo pretende convertirse en “uno solo” con el sistema de Naciones Unidas, a través del fomento de la paz, la libertad, la democracia, el respeto a la soberanía, la libre autodeterminación de los pueblos y el libre comercio.

De este párrafo anterior quiero rescatar dos conceptos en particular: el respeto a la soberanía y el libre comercio.

Saco esto a colación porque en días pasados, el presidente Trump ha amenazado con imponer aranceles a México por motivo de la ineficacia del Gobierno mexicano para contener la migración irregular que pretende llegar como destino final a Estados Unidos.

Dos puntos rojos veo yo en esta amenaza:

  • el libre mercado entre México y Estados Unidos como socios clave en ambos sentidos y en función de la codependencia económica en la región como punto de inflexión que no serviría a ninguna de ambas partes.
  • la falta de respeto a la soberanía de México con relación a la injerencia indirecta pero también cínica por parte del gobierno de Estados Unidos.

A estas amenazas, el presidente de México, López Obrador ha respondido en tono conciliador, y por momentos poco clara su posición, pues al presidente se le olvida que no sólo está juego el desarrollo y el crecimiento económico de México sino también de Estados Unidos si llegara Trump finalmente a cumplir con su amenaza.

Por un lado, el tema económico: Trump esta utilizando a México como saco de boxeo de entrenamiento e intenta literalmente chantajear al presidente de México para que cambie su política en materia migratoria. ¿Utiliza este pretexto para poder corregir su déficit comercial o sólo es una medida populista?

Me preocupan dos cosas: que el presidente de México no tiene claridad de su política migratoria y si será esta de puertas abiertas, tampoco hay claridad de cómo lo va a administrar. Y es preocupante que sea Trump, y no los mexicanos, quien le exija que cumpla con su trabajo. Además, el chantaje económico resulta cínico y que atenta en contra de la libertad de mercado y de la soberanía de México cuando las presiones del extranjero son para presionar justamente la política interna.

Resulta realmente curioso que un presidente como López Obrador que ha mantenido constantemente en su discurso que lo que viene del extranjero es parte de nuestros grandes males, envíe de manera inmediata a su Secretario de Relaciones Exteriores para dialogar con el gobierno norteamericano con el fin de evitar que efectivamente Trump imponga esos aranceles.

Parece que Trump y López Obrador son dos caras de la misma moneda. Sino estás conmigo, estás contra mí.

Me queda claro que México es un peón más en este juego de ajedrez, y será sacrificado tarde o temprano.