Ajenos sujetos

Views: 899

Una pequeña conversación en un autobús puede abrir un millón de posibilidades. Apertura a un intercambio de conversaciones y un pequeño llavero. Recuerdo haberla visto hace mucho tiempo, pero nunca le hablé, ¿de dónde saca uno el coraje para conversar? Creo casi nunca lo he tenido.

Ese camión fue el único lugar de encuentros entre ella y yo, a excepción de un antro al que jamás pensé ir esa noche. Platicar con ella lo era todo, pocas veces tuve la certeza de coincidir. Un evento de la Universidad: su diseño y figura elegidas. Luce como un ángel; sus fotos son perfectas obras de arte; su belleza me rebasa. La obra de arte es ella. “Jamás había conocido a alguien como ella”.

Pocas veces la encuentro; por eso le dio una pequeña prueba de Londres. “Ella estará allí.” Las personas se encuentran de maneras extrañas y en los momentos necesarios. Con ninguna persona había encontrado tal comodidad y tal fluidez de conversación. Menos y menos encuentros. Caminos diferentes. “Sentí algo” La verdad es que ni él sabe que sintió.

 Los encuentros se hacen nulos. Hasta que amigos o yo no sé qué cosa se vuelven desconocidos. Son ajenos sujetos. ¿Cuántos más como ellos? Yo sólo sé que hubo un gran encuentro, pero los encuentros tienen los días contados. Los corazones brillan y se apagan rápidamente.