Ale Pastore

Views: 1035

Impaciente, profunda y serena. La poeta a  tiempo completo mira su mirada y se acepta y se gusta. Como quien vive, a flor de piel, ese asombro que muta en objetos amados y en cada día estando la vida… La melancolía del cuerpo. La poeta reflexiona y siente cada palabra que dice. Aquí está ella. La más importante de lo importante, hoy, en el Perú y fuera de él.

 

 

EL RETORNO

Mis manos atan los versos,

y mi mente se expande

en un pensar que alarga el tiempo.

Soy hecha de campos floridos,

una sombra en la hierba,

el prolongar de lo minúsculo.

Pululo, emerjo, broto,

bajo esos árboles de infancia,

atiendo a su fragancia en el recuerdo

y huyo en busca de todo aquello

que me retorna.

AHÍ ESTÁN

Dónde cantan los pájaros

cuando se abren sus jaulas

que en nada asemeja

al paso del viento,

                   que guía,

y llevan en su vuelo el silencio.

Dónde amainan los cielos

buscando en su generoso intento

abrazar todos sus huesos

calmando el miedo y desasosiego.

vuelo,

      miedo,

            miedo,

desasosiego

            y más vuelo.

Ahí están,

cediendo sus cantos al alba.

LAS ARBOLEDAS

Las arboledas se desvanecen,

etéreas,

luego de la flama bajo la tormenta

que deja rastros de cenizas.

Visualizo la vida,

como a la muerte.

Indivisibles e incuestionables.

Donde la vida vuelve al canto

y la muerte a su renacer.