Algo que no debe suceder

Views: 1211

Por más que he intentado comprender, algunas cosas escapan a mi entendimiento. Estos últimos días he navegado por la internet con particular aprensión. Desde que el video de Andra saliera a la luz y su definición de persona no binaria se volviera viral, busqué y busqué por todos lados, siempre tratando de encontrar la fuente más confiable posible para establecer en mí una definición que me satisfaciera. Los datos son insuficientes.

Por un lado hablan de una tercera posibilidad de género, por otro de un estado emocional, que en forma particular no establece nada, y otra posibilidad o lado, por así decirlo, sólo las descalificaciones habituales de todos aquellos que se saben autosuficientes y un tanto superiores a los demás, algo que, además, me parece completamente superfluo e inútil.

Sin embargo, y eso es lo que no me gusta en lo absoluto, las opiniones llevan a una posición que resulta un tanto segregacionista, y lo sabemos bien, la segregación no es nada aceptable en ningún caso.

Y en algunos sitios se menciona ya la posibilidad de crear centros educativos especiales para todos aquellos que no se definen dentro de los géneros tradicionales o impuestos por los roles sociales.

Esos centros serían, dicen, para que todos aquellos que se enfrentan ante la discriminación y la poca comprensión puedan desarrollarse de manera libre y con el apoyo de todos quienes tienen están en esa misma situación.

El problema ya tiene una indefinición mayor. No es posible que pueda pensarse de esa forma de nuevo. La segregación racial, se ha visto, sólo conlleva a conflictos y a la dominación de otros para quienes pueden considerarse diferentes o débiles.

Sudáfrica, algunos países árabes, Asia, Europa y América han sufrido la segregación racial de tal manera que el exterminio y el progrom han imperado de tal forma que las razas han sufrido un exterminio intenso y nada saludable.

Hablar de sitios exclusivos para personas con pensamiento diferente nos lleva al fascismo, a lo peor del mismo, a todo aquello que la humanidad ha luchado por extirpar de la sociedad humana.

Y no debemos aceptar ni pensar en eso. No podemos plantear, como seres humanxs en algo semejante. Eso sería un acto de barbarie escondido detrás del beneficio y de la posibilidad de que no existan roces como el sucedido con Andra.

Y tan sólo plantear esa posibilidad no lleva nuevamente hacia esa etapa de la humanidad en donde, por el simple hecho de ser diferente a quienes dominaban, se aislaba, se sometía y sojuzgaba de manera infinitamente cruel a otros hombres y mujeres que no tenían culpa alguna por lo que eran o pensaban.

Cada una de las religiones humanas tiene su lado oscuro. La sociedad humana también. Esto es, definitivamente, algo que no debe suceder.