ANTES DE HACER NADA, CONSÚLTALO CON LA ALMOHADA

Views: 569

(Dicho popular anónimo)

“Antes de hacer nada, consúltalo con la almohada”

Esta es una frase que induce a la reflexión. Hablar o consultar con la almohada significa meditar o tomarse el tiempo de pensarlo por la noche antes de dormir.

Si algo puedo recomendar a cualquier persona es exactamente eso, tomar el tiempo suficiente para reflexionar o meditar acerca de los asuntos de la vida ya que, al hacerlo damos oportunidad a que la mente se relaje y nuestro estado de ánimo, a la par que la mente y el espíritu tomen mejor posición, para lograr visualizar de la manera correcta, los temas relevantes de la vida y en especial aquellos que, en forma preponderante, han de definir el siguiente paso por dar.

¿En cuantas ocasiones nos habremos visto en la necesidad de repetir una y otra vez tal o cual asunto? Esto por supuesto, debido a la falta de una correcta planeación.

Cuando tomamos el tiempo suficiente para meditar y reflexionar sobre el camino por seguir, el número de veces que cometeremos errores en la ejecución de cada asunto de la vida se reducirá significativamente.

Es por lo que pienso que, dedicar tiempo específico para reflexionar sobre nuestros  asuntos, es importante y además, en la reflexión encontraremos la iniciativa y los motivos suficientes para emprender la siguiente tarea.

Permítanme explicarme; caminar sin un rumbo fijo a seguir es como caminar en una banda sin fin. Caminaras y caminaras y jamás llegaras a ningún lugar en especial, esto debido a que no tienes un rumbo trazado y para tener un rumbo trazado tuviste que dedicar tiempo especial para meditar en primer lugar, hacia donde te gustaría o necesitas seguir, sin un rumbo claro, la motivación se agota fácilmente y pierdes los motivos y la iniciativa para esforzarte y continuar caminando.

Plantear con claridad una meta por alcanzar y trazar adecuadamente el camino por seguir, aportara a tu vida expectativas suficientes para seguir avanzando.

Ahora bien, constantemente recomiendo a las personas que se acercan con un servidor en busca de consejo, fijar expectativas ni muy lejanas ni muy altas, la idea es que sean objetivamente alcanzables y fácilmente medibles.

Con esperanza, visión y dedicado esfuerzo, es como se llega y así mismo es como se alcanza la meta deseada.

“Encomienda al Señor tus acciones, y tus pensamientos serán afirmados.”

Contar con la ayuda o el apoyo correcto siempre aportará fortaleza y que mejor apoyo que el amor de Dios que en todo tiempo inspira y da ánimo.

Sentirse bien amado motiva tu vida y saberse resguardado por el cuidado de tu familia, es justo lo que necesitamos para dar inicio a cada proyecto de vida, esperanza y grandes dosis de paciencia y entonces llegaremos.

Tropezar o verse en la necesidad de corregir es de humanos y perfectamente comprensible, pero la idea es tropezar y corregir el menor número de veces y esto solo se logra cuando antes de emprender el camino, tomamos el tiempo necesario para reflexionar y trazar adecuadamente la ruta a seguir.

Recuerda; dale a cada día su oportunidad.

La actitud tiene que ver con el carácter y un carácter determinado, férreo y directo, no es fácilmente derrotado o conmovido.