Cataclasis

Views: 1748

Una piedra es materia inerte que ocupa un lugar en el espacio; desde una perspectiva ecológica, es un factor abiótico que forma parte del ecosistema.

Inútil o productivo según el contraste que se quiera adoptar, las piedras están presentes en la vida, (procesos de incubación de algunos reptiles como las lagartijas)  y, en la  muerte de los seres vivos. Aludiendo a los ritos funerarios prehispánicos, los mayas por ejemplo, colocaban en la tumba figuras hechas de piedras, con los objetos que mostraban qué profesión tenían e inclusive su animal.

Cataclasis es el proceso de fractura o ruptura mecánica de las piedras, está relacionado con el metamorfismo dinámico o formación de fallas. Así mismo, el metamorfismo  es  el proceso geológico mediante el cual la piedra sufre una serie de transformaciones mineralógicas, que dan lugar a rocas metamórficas y éstas a su vez, son adaptaciones a nuevas condiciones de presión y temperatura que se desarrollan en estado sólido.

Analógicamente, los seres humanos sufrimos la misma metamorfosis  cuando nos encontramos en condiciones distintas a las que estamos acostumbrados. Así  como los minerales crecen según progresa el metamorfismo, nosotros, al salir de “la zona de confort” también crecemos, evolucionamos a partir de la adaptación al nuevo medio que está en función de nuestro pensamiento enriquecido por las nuevas experiencias.

Por lo tanto, el desgaste continúo de la cataclasis nos lleva a ser diferentes, a ser mejores, pero ese desgaste o pulir constante sería banal si no se es consciente de su razón. Siempre en la vida de cada uno existe un guía o un mentor que enseña cuánta fuerza aplicarle a la piedra para que brille o crezca.

 

Las piedras han sido fuente de inspiración para algunos poetas tales como León Felipe,  Como tú:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Y Rosario Castellanos, Piedra:

 

 

 

 

 

En sentido subjetivo, las piedras en el camino nos llevan a aprender lecciones de vida, bien dice la frase:

Hay hombres que con las piedras tropiezan, hay hombres que con las piedras se vuelven violentos, pero hay hombres que con las piedras ni tropiezan ni se vuelven violentos sino que toman esas piedras en las manos y con ellas construyen sus tiempos.