Contacto visual

Views: 667

Existen muchas niñas a mi alrededor parecidas a Paula Turner. La descripción que menciona A.S. es sumamente plana y vaga, pero de eso también se trata la literatura. La teoría de la recepción nos enfoca en esa pequeña mancha de indeterminación. En palabras sencillas, es que cada quien forjamos nuestros propios personajes y creo que mínimo cada quien tiene a alguien parecida a ella, lo que nos hace pensar que este diario es una obra abierta.

El autor del manuscrito solía escribir cada uno de los días; sin embargo, a mi opinión crítica sólo hay que incluir las fechas que forjen esta historia de amor. Por esta razón en este capítulo y en los siguientes me saltaré algunos días.

“17 de agosto de 1995

Nuevamente ya me encuentro en soledad, apartado de mi familia provisional. Mi compañero de cuarto (Alex) ha salido a un restaurante de comida rápida con una niña. Quería que fuera una cita doble, me ha invitado. Pero prefiero pasar un rato solo y así poder reflexionar un poco sobre mi día.

Hoy creo escribiré un poco más que las últimas dos fechas. Nuevamente tuve clase de idiomas y pude ver a P.T. ¿Pueden creer que eso me alegra el día? 

Hoy intenté interactuar con las personas de mi grupo, en las primeras horas formé pareja para hacer un trabajo con una niña de nombre Paulette. Es muy linda y tierna, su voz parecía la de una niña chiquita.

Después de mi clase de etimologías tocó deportes. Y nada mejor para relajarme que patear un balón. Algo que me agradó de esta escuela es que tiene grandes canchas, sin baches; también que las niñas juegan este deporte de una forma profesional, tanto que nos separaron por sexos.

Claro que me hubieran gustado los equipos mixtos; para poder verla un poco más (refiriéndome a Paula). Pero como yo no mando, ni pongo reglas, nada se puede hacer. 

Aquí no tienen ningún defensa; casi todos atacan, individualidad tras individualidad. No existe el trabajo de equipo. El entrenador no me cae nada bien. Hoy me dijo que si quería formar parte del equipo de la escuela tenía que quedarme entrenar después de clases.

Tocó receso y me quedé observando a todos desde las alturas. Podía ver cómo se divertían y enterarme de casi todo. No existía ningún detalle que no observara. Allí pude ver sentado en las gradas de básquetbol a la parejita junta; comprobé que Alex no me estaba mintiendo.

Del receso tuve tres clases, al final tuve lenguas. Parecía que no iba tener mi última clase, tenía el ánimo y el valor necesario para hablarle por primera vez. Sonreí a lo lejos saludando y ella amablemente hizo lo mismo; lo que provocó que mi boca se abriera entre mis mejillas y enseñara todos los dientes.

La sonrisa en mi cara fue de un tiempo corto, pues no tardó en llegar Manuel, nuestro profesor. Él es de origen mexicano, al igual que yo. También es muy gracioso. Una característica muy peculiar es su altura y sus ojos que siempre están viscos. Bueno, el problema consistió en que si tuve clase y nos pusieron a trabajar en equipo. Con lo que me agrada hacer eso, lo cual es mero sarcasmo. Obviamente prefiero la individualidad antes que trabajar con flojos y que al final todo el trabajo lo terminé haciendo yo.

Ese día en vez de que me tocara con la persona que quería conocer, me tocó con su pareja. Su nombre es Josh. Él es blanco, alto y con los ojos un poco rasgados, su padre pertenece al plantel de la escuela. Sinceramente no le vi nada especial; no es mala onda, pero sí que era mentiroso, flojo y se creía la gran cosa. El típico niño popular.También me tocó en equipo con Eduard y John, fuimos cuatro. Estos dos últimos eran compadres del novio de P.T. Ellos parecían más su pareja que esa hermosa y callada niña. 

Esperaba que el día acabara y finalmente regresar a casa. El timbre sonó agarré mi mochila con alegría y cuando iba saliendo del salón recordé que tenía que quedarme a clases de inglés. Por ahí de las cuatro y media de la tarde pude tomar mi bicicleta, pedaleé rápidamente hacia la casa de los Williams. En la mesa me esperaba Katherine, entré y me lavé las manos; mientras que ella calentaba mi comida. Pasta y pastel de carne acompañados de agua simple. Nada fuera de lo normal, pero sí que moría de hombre, a mi estómago le pareció un festín.

–¿Cómo te fue en la escuela?– me preguntó ella.

 –Bien, gracias.– contesté cordialmente.

–Me alegro, ¿quieres más?–

–Si, por favor, muero de hambre.– respondí sonriendo.

Después de servirme la segunda ración, ella me incomodó con una pregunta:

–Me ha dicho Alex que no sales a los recesos, ¿pasa algo?–

Estaba tomando un sorbo de agua, cuando escuché dicha pregunta. Misma que provocó que se me fuera chueca y empezará a toser; respondí después de algunos minutos.

–Nada de nada. Así es mi forma de actuar y de ser, no tiene de qué preocuparse.–

–Esa es una forma muy rara de ser jovencito, ¿cómo quieres hacer amigos si te quedas aislado? Lo mismo haces aquí, así nunca vas a llegar a ser alguien.– dijo ella casi exclamando.

Así se hizo un silencio brutal y muy angustiante. Todo esto me lo decía mientras lavaba los trastes y con tanta frialdad que daba miedo. 

–En fin, es tu decisión, tengo que ir a comprar algunas cosas. Lavas tu plato.– dijo ella despidiéndose.

Vieja chismosa, cómo se mete en mi vida, si ni me conoce; sólo me da techo y comida que mis padres le están pagando. No es mi tía, ni nada, no tiene ningún derecho. Sí que me hizo pasar un mal momento.

Amargo e insípido fue el sabor de este día. Aunque tuvo sus escasos toques de dulzura, pude hacer contacto visual con P.T. Éste es el primer paso, esa es mi creencia, espero pronto termine con Josh; pues una persona tan especial como se ve ella debe de estar con alguien mejor.

Hace tres días mencioné que no sabía la diferencia entre estar enamorado y que te guste una persona, creo es como una frontera muy frágil. Hasta el momento pienso que estoy enamorado, ya veremos que dice el tiempo.

Esto se ha hecho como un ciclo dentro de mi vida, no entiendo porque veo a una persona a primera vista y esa impresión me puede generar cariño. Cambiando de tema, empiezo a creer que esta familia y yo no vamos a congeniar muy bien.