Criterio independiente

Views: 1511

EL PENACHO YA, ¿LAS Y LOS INDÍGENAS CUÁNDO REGRESARÁN A UN MÉXICO DIGNO?

Ver video: https://www.facebook.com/alfonsonavadlreyes/videos/450248032649186

María salió de su comunidad indígena sabiendo que era de madrugada pero sin saber cuándo regresará a su casa. Hoy, María sobrevive pidiendo dinero en las calles de Toluca esperando la luz roja del semáforo. Viste su huipil multicolor y zapatos de hule barato como otras decenas de mujeres en güipil acompañadas de niños con ropa sucia, mujeres y niños apostados en diferentes  puntos de la ciudad de Toluca, sobre la misma larga avenida, todas al mismo tiempo, cada una en un cruce. María se ubica en una esquina al pie de un semáforo, camina sobre el camellón y las líneas de balizamiento. Su figura se pierde entre el flujo de automóviles y camiones. Se aproxima a las ventanillas de los automóviles, pide dinero. María lleva un chilpayate pegado a la espalda,  sujeto al cuerpo de su protectora con un rebozo  y caminando junto a ella, dos pequeños jugando a pedir limosna.

A veces, como María, muchas mujeres son expulsadas por la violencia criminal, la violencia intrafamiliar, la persecución religiosa, los conflictos interétnicos, la desesperación, el hambre y la idea de mejorar su condición. Como escribe Eduardo Andrés Sandoval Forero (2017): “son los de la supervivencia en el asfalto, en los que quizás podría ser muy aplicable la teoría de la selección natural, pues sobreviven los más fuertes, los que se resisten al hambre, a las enfermedades, a la desnutrición y al aislamiento propio de su medio. Estos sujetos llamados indigentes, son los que viven en condiciones dramáticamente miserables: los que mal comen y no satisfacen sus necesidades esenciales como la vivienda, el vestido, la atención mínima a la salud y a la educación. Son generados por los sectores más vulnerables de la sociedad: los migrantes de las zonas rurales, de los distintos grupos indígenas, de las regiones áridas así como de los cinturones de miseria de las ciudades. Ellos son los que están aún más al margen que los 17 millones de mexicanos considerados como vivientes en extrema pobreza… Los sectores de la ciudad de Toluca en donde se hace más posible su existencia son el mercado Benito Juárez, el mercado 16 de septiembre, el mercado Morelos y la central camionera. Sin embargo, estos espacios no son limitativos como lugares de incidencia de indigentes pues también están presentes en el primer cuadro de la ciudad y en basureros aledaños a los mercados. Esto se presenta puesto que el único objeto persistente capaz de mantenerlos es la basura, los desperdicios y todos los concomitantes que representa, en un gran espacio como la ciudad, la posibilidad de subsistir” https://lacolmena.uaemex.mx/article/view/6777.

En Toluca no hay políticas de gobierno ni visos de convocar a la construcción de políticas públicas con el concurso de diferentes sectores sociales que podrían contribuir a romper estos círculos inhumanos de indigencia y exclusión. Como en el caso de María, sabemos que piden dinero.

Pero en realidad no sabemos: ¿Qué quieren? ¿Qué buscan? ¿Cómo las podemos liberar?

Intuyo que primero habrá que preguntarles. Conociendo sus respuestas podremos salvarlas.

Sabiendo qué buscan, podremos ayudarles a romper las cadenas de explotación, rescatarlas de las redes de trata de personas y ayudarles a lograr un proyecto de vida menos precario y más humano.

Toluca podría recibir el penacho de Moctezuma con carpas y costosas ceremonias, con miles de efectivos de seguridad y gastos millonarios de conservación. Pero,  María no sabe en qué le ayudará regresar el penacho de Moctezuma a México, no ha oído de Moctezuma, no conoce un museo, sólo conoce el cuchitril donde la alojan a ella y otras mujeres y apenas sabe el nombre de la calle donde se para a mendigar en Toluca. Como María, miles de desplazados y millones de indígenas no saben en qué les beneficia regresar el penacho de Moctezuma, ellos prefieren que los regresen a sus comunidades originarias, que les regresen a las tierras de que las que fueron despojados en sus pueblos, que los regresen a un México digno.