DIVERSIDAD

Views: 755

En una sociedad que nos educa para la vergüenza,
el orgullo es una respuesta política.
Carlos Jáuregui.

Querido y aguzado lector, reciba un cordial saludo. Espero nos encontremos mejor después de tantas emociones en el mes de septiembre, que la llegada del otoño se lleve las hojas secas de las memorias inquietantes y sus vientos nos revele nuevos caminos.

En días anteriores tuve la oportunidad de ser miembro del jurado en un concurso estatal de ensayo del nivel medio superior. Este evento me dio la oportunidad de acercarme a conocer las inquietudes de los jóvenes en torno a temas como los Derechos Humanos, Violencia y su Impacto Social, Sustentabilidad y Medio Ambiente, Orientación Sexual.

Temas que atañen a la sociedad en general, pero que resulta revelador conocer los intereses de los jóvenes, que son presente y futuro de nuestra sociedad y que como adultos, a veces no conocemos cuáles con sus inquietudes e incluso preocupaciones.

De entre los trabajos que leí, llamó mi atención uno en torno a la Orientación Sexual: en el que se externaba la necesidad de que los jóvenes tuviesen mayor acceso a información completa y actualizada en torno a la sexualidad y la orientación sexual.

Quién diría que a estas alturas de la vida donde se suele decir que tenemos todo al alcance de un click, se hagan este tipo de peticiones. Quien escribió el ensayo decía que ese acceso a la información, no les garantizaba una correcta o adecuada orientación, ni una óptima respuesta a sus inquietudes.

Ciertamente hemos tratado aquí el tema de la infodemia, esta excesiva abundancia de información en línea y otros formatos, en los que también va incluida información falsa, muchas veces amañada y orientada a algún fin, menos el de informar.

Afortunadamente algunos jóvenes son conscientes de estas deficiencias del acceso a la información, sin filtros o sin una correcta dirección para el acceso a la misma. De ahí su solicitud de tener una mejor orientación, en especial en un tema que es importante a cualquier edad, sexualidad y especialmente en ellos la orientación sexual, pues se encuentran en un momento de la vida en el que están descubriendo su sexualidad y sus preferencias, aunque hay algunos más precoces lo hacen antes de la adolescencia.

Me pareció relevante que el adolescente manifestara su descontento por la insuficiente información que se le brinda en casa, respecto al tema e incluso en la escuela y cómo estos dos formadores o deformadores, de su persona, la escuela y su casa, se adjudican la responsabilidad, uno a otro, que el adolescente se informe y eduque respecto a la temática, como diríamos coloquialmente se echan la bolita.

¿En serio, seguimos teniendo estas deficiencias, la sexualidad sigue siendo un tema tabú, en el que las instituciones y hogares creen que a mayor información, mayores probabilidades de promiscuidad y depravaciones o por qué el miedo?

Me parece que esto no sólo está afectando a los adolescentes, todavía existen adultos que tienen problemas para manejar estos temas, en especial en una era donde la liberación sexual de las mujeres, por ejemplo, es cada vez más evidente, y no me refiero a la hipersexualización de la mujer que eso, es una forma de violencia.

En una era donde cada vez es más evidente la diversidad de orientaciones sexuales y la Comunidad LGTI+, se incorpora y toma fuerza en la sociedad, dando a ésta, la posibilidad de identificarse, si es el caso, y de que sean reconocidos y respetados desde sus derechos como individuos y miembros de ella.

Sin duda que no ha sido fácil para esta comunidad insertarse en sociedad, y lo podemos constatar con las innumerables formas de violencia de la que han sido objeto por su diferencia, o mejor dicho por la diversidad que representan.

Como decía un compañero psicólogo respecto al tema, en términos de derecho, es más fácil para un Estado controlar, un par de sexos, en cuanto a la cuestión de género.

Será, porque también hay otras instituciones que desde otras perspectivas, como por ejemplo la moral, no aceptan la diversidad.

Incluso entre adultos, que uno pensaría abría mayor criterio para respetar la diversidad, siguen existiendo confusiones e ignorancia al tema, que muchas veces termina en violencia. Violentando su libertad de expresión y los derechos individuales como ser humano.

Si desde los años ochenta la homosexualidad dejó de considerarse en los manuales de trastornos mentales como una enfermedad, por qué siguen existiendo personas e instituciones, que ven la diversidad como algo malo, no sano.

Creo que hace falta esta información en la sociedad, como bien apunta el ensayo de esta adolescente porque pese la infinidad de fuentes, serias y precisas, siga existiendo el desconocimiento, descontento y violencia, lo que significa que no todos tenemos la capacidad, necesidad y curiosidad para reconocer e informarnos a cerca de una realidad latente, que va cambiando y que son parte de la sociedad.

Tan es una realidad que recientemente la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en concordancia con sentencias emitidas por tribunales nacionales e internacionales, dieron a conocer el Protocolo para juzgar con perspectiva de orientación sexual, identidad y expresión de género, y características sexuales, una reedición y actualización del documento de 2014, Protocolo de actuación para quienes imparten justicia en casos que involucren la orientación sexual o la identidad de género.

Documento que ha tenido como objetivo reunir la normatividad, los criterios judiciales y los estándares internacionales que sean de utilidad para hacer efectivo el derecho a la igualdad y no discriminación de las personas LGBTI+.

Así es querido lector, la no discriminación. Además que en su primer capítulo, desarrolla conceptos que son esenciales para la comprensión de la diversidad y pluralidad del grupo principal al que busca proteger.

Proteger de la ignorancia, de la indiferencia, de la represión, señalamiento, de la violencia de que son objeto. Esperemos que esto cambie, querido lector, y podamos tener mayor respeto a la diversidad y pluralidad.

Queda aquí la provocación, aguzado lector, cierro con una frase del apasionado y apasionante escritor ruso León Tolstói que dice:

El respeto fue inventado para cubrir el espacio vacío donde debería estar el amor.

También dejo el vínculo para que pueda acceder al Protocolo para juzgar con perspectiva de orientación sexual, identidad y expresión de género, y características sexuales, disponible en: https://bit.ly/3xV076F