EL ALIENTO DEL SURREALISMO

Views: 523

Ella maneja los cómo a cualquier goteo

Como un tic tac desolado

Que insiste en marcar el paso

Pero ella se rebela hasta a la misma rebelión

Te mira como un dulce chamán ancestral

Maquillada de mil sonrisas

Sin dejar de hablar en lenguas almibaradas

Con los abrazos listos para atacarte

Con esa ternura que pestañea en cámara lenta

Para captarte, enrrollarte, hacerte suyo

Embaucando como un ilusionista a teatro lleno

Y también danza como las olas nocturnas

De las que se ven sólo con la luna

Algunas crestas blancas de esas olas

Que quieren romper sus secretos

Y vive volando de cocina en cocina

Con todos los aderezos

en las yemas de sus dedos

con los que hace de todo

ya coronada como emperatriz

haciendo de un trono cualquier lugar donde se ponga

para dictar sentencias

de esas que ayudan y que te acarician

el alma

si es que la tuya si o solo sí

vale la pena si está enaltecida y libre

y a kilómetros de cualquier escopeta de caza

y así como ella

durmiendo con los párpados en cero

comiendo y devorándolo todo,

con todo su cuerpo

lista para la jornada

para las luchas con propios y ajenos

manejando su tanque como si fuera su pluma

con la que también escribe

con solvencia olímpica,

y así transcurre y fluyen sus ríos

con todas sus vertientes

con la calma que me da

o el consuelo que me da

en todos los idiomas,

que hoy viene

para abrazarme con sus colas de trenzas azules

y sus faldas transparentes y su voz muda puesta

en el límite del silencio

porque ahora mira

y me mira, me mira, me mira y

nada más,

para conversar mejor,

mientras mis latidos sin exagerar

intentan darle,

el mejor beso de su vida.