EL MEJOR ALIADO Y LA POSIBLE SALVACIÓN

Views: 574

México es uno de los países mejor ubicados en el hemisferio. Yo lo defino como el único reconocido como latino norteamericano. Es una mezcla muy rica de razas y culturas, con geografía y clima excepcionales. El país ha superado grandes dificultades y crisis a lo largo de su historia, como Independiente, Republicano y Revolucionario; ahora narcotiznado o 4T.
En los últimos años, la inseguridad ha sido un flagelo creciente, al grado de considerarse por muchos como el mayor problema nacional. Creo que la crisis hídrica que se padece, y que será creciente por la irresponsabilidad del gobierno, a raíz de que no hay inversión en infraestructura de captación, trasvase y distribución, es de mayor impacto negativo para la estabilidad social.
Espero que en esta colaboración me equivoque, pero tengo que ser realista, los mexicanos no chairos, estamos sentados sobre una bomba atómica, que se llama autocracia. Dicho coloquialmente, el mesías que se convirtió en rey, se embriagó de poder y como lo alimenta a diario no se le corta la borrachera. Prácticamente es un tirano. Esperemos que el 2 de junio acabe la parranda y le entre la cruda.
Más allá de nuestras capacidades, ahora más que nunca debemos demandar el apoyo de nuestros mejores aliados. Sí, los EE.UU., así como se lee, están ya poniendo en evidencia los acuerdos de Manuel López para que los cárteles financiaran sus campañas. Son los únicos que pueden desactivar la explosión que nos arrojaría a un sistema comunistoide. Ellos saben cómo evitarlo o combatirlo, inclusive extirparlo.
“Hoy todo parece indicar que Manuel López ya se dio cuenta que está sentenciado en EE.UU….aunque todavía intentará perpetuarse en el poder o negociar la entrega de la presidencia para burlar a justicia”, señala O. Villaseñor. Yo pienso que el gobierno vecino del norte es implacable y que el tirano #narcopresidente terminará en la cárcel. No caigamos en provocaciones, la bestia está herida, confiemos en que el cazador ejecute su trabajo.
Además de la obligada protección a sus vecinos del sur, a su socio comercial, a su propia seguridad nacional, en mi opinión nos la deben, porque nosotros nos aliamos a ellos en la segunda guerra mundial. En política, las cuentas se cobran y las deudas se pagan.
De otra suerte, si nos dejan solos, el único camino para proteger nuestra democracia sería la lucha armada, que no queremos.
Lic. José Rangel Espinosa X (Twitter): Peperangel1910