Estamos hartos y somos hartos

Views: 795

La desilusión se apoderó de su corazón. En cada campaña electoral oyeron las mismas palabras y confiaron. A cambio recibieron las mismas justificaciones e indiferencia. Chana y Juana, Pancho y Fercho, Lencha y Lencho, muchos están hartos.

Igual que ellos, somos muchos los que estamos hartos. En Twitter, Facebook y Youtube, la comidilla de los habitantes del centro y los pueblos de Toluca es que la calidad y cantidad de los resultados y el desempeño es insatisfactorio y decepcionante.

Las ciudadanas y los ciudadanos de Toluca hemos otorgado nuestra confianza a diferentes partidos: PRI, PAN y Morena; además, han concedido espacios de representación proporcional al PRD, PT, PVEM y PES; a pesar de ello, persiste la sensación, si no es que la plena certeza, de que se han movido presupuestos de miles de millones de pesos, sin que estos se vean invertidos en lo que a las ciudadanas y ciudadanos resulta importante para la calidad de vida al salir a caminar nuestras calles.

La percepción es que continúa el abuso, el dispendio y la falta de respuestas y soluciones a los asuntos que más importan para la construcción de barrios, colonias y pueblos, a los que se debe dotar con servicios públicos suficientes y de alta calidad, calidad humana y calidad que merece la capital del Estado de México.

Pese a que los partidos se turnan los periodos de gobierno o campechanean los ayuntamientos mezclando representantes de todos ellos en el marco de la pluralidad, a los ojos de las ciudadanas y ciudadanos se mantiene la imagen de una casta, muchas veces consanguínea, de funcionarios depredadores, ricos, saqueadores y defraudadores de la confianza de una ciudadanía a la que se ilusiona cada tres años para desilusionarla tres años después.

Frente al prian, el hartazgo le dio a Morena la posibilidad de llegar al poder en Toluca, pero de nueva cuenta, la mayoría de los pobladores de Toluca estamos desilusionados por el gatopardismo, el maquillismo y la incongruencia de lo que fue una propuesta electoral y lo que es en la práctica diaria el ejercicio de una administración municipal con las mismas o peores prácticas que se escudan en la mentira, el robo y la traición.

Por eso, los habitantes comentamos, conversamos, platicamos: estamos hartos y somos hartos con ese hartazgo, tal vez, incrementado, renovado o jamás considerado.

ResponderReenviar