GOBIERNOS MUNICIPALES CON ENTORNO DE DESCALIFICACIÓN Y LIMITACIONES; NECESITAN RECURSOS Y UNA NUEVA AGENDA

Views: 667

Los gobiernos municipales en México afrontan un entorno de dificultades y limitaciones, agravados por la centralización que se vive en el país y una crítica constante a su capacidad para atender las funciones y tareas a su cargo, dijo Rodolfo García del Castillo, profesor-investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana Unidad Azcapotzalco.

            En la primera conferencia del ciclo «Desafíos de la gestión local», organizado por Juan Carlos Martínez Andrade, profesor-investigador de El Colegio Mexiquense adscrito al seminario Instituciones, Sociedad Civil y Políticas Públicos, el experto en municipalismo presentó un panorama adverso al orden de gobierno más debilitado en los últimos años.

            En su charla «Los gobiernos locales mexicanos ante los desafíos del contexto actual», dijo que hoy se vive una concentración del poder y una recentralización, que si bien no es exclusiva de México, se ha visto como una respuesta a lo que se juzga como ineficiencia de los gobiernos locales para la solución de sus propios problemas.

Acotó que hay capacidades intrínsecas de los gobiernos locales y soluciones que se pueden considerar, por lo cual no se les puede acusar como se hace, más aún dentro del marco de una nueva articulación del poder y del agotamiento de las democracias, que ha tenido como consecuencia regímenes concentradores, autoritarios algunos de ellos.

            García del Castillo señaló que se debe reflexionar en la distribución de facultades y competencias, la disponibilidad de recursos financieros y la forma de acción política de los gobiernos locales, e hizo un repaso de lo que sucedió sobre todo desde la reforma del artículo 115 constitucional en 1983 y las de 1994 y 1999.

Se refirió a la crítica a la capacidad de acción de los gobiernos municipales y se preguntó si efectivamente han sido superados por la historia, a lo cual propuso verlos con un lente crítico para considerar las dificultades de su conformación histórica y cuáles son las del contexto actual; en síntesis, cómo funcionan los gobiernos municipales y estatales -a los que incluyó en el análisis- en relación con las políticas públicas.

El profesor investigador de la UAM-A afirmó que vivimos una vuelta atrás, hacia el centralismo, y que algunos analistas, entre los que se contó, han visto como la idea que tuvieron hace décadas de que se vivía una primavera municipalista ha debido reconsiderarse, pues tuvieron una visión demasiado optimista.

Expuso que desde hace año se ha puesto en tela de juicio la viabilidad de los gobiernos municipales e incluso se les ha considerado incapaces, y con la actual administración federal se ha dado una ruptura de la relación entre la ciudadanía y los gobiernos, mientras se vive una reconfiguración del escenario político con una polarización que existe entre los propios ciudadanos y el avance del partido en el gobierno en el control de espacios que antes eran de otros partidos, aunque ello no haya significado una ruptura con los antiguos grupos con origen en otros partidos.

En tanto, la pandemia de Covid-19 ha sido un golpe tremendo a la economía y la sociedad, y fue tratada de manera diferente por los gobiernos locales, lo que lleva a la necesidad de ver quiénes actuaron de manera innovadora.

Detalló que en foros internacionales se cuestiona el conflicto que ha surgido en el marco del TMEC y en el país el PIB sigue siendo bajo y se gasta poco en relación con él, en tanto que el problema recaudatorio y del sistema impositivo no se resuelve, pese a que México es un país con pocos contribuyentes, un mercado informal grandísimo que incluye a más de 74% de la población y políticas redistributivas regresivas que no hacen una política social efectiva.

En México no ha habido capacidad para de invertir lo suficiente en los temas clave y los gobiernos locales salen raspados por no recibir recursos suficientes porque, además, el PIB no crece de manera sostenida y 56.3% de la PEA está en la informalidad, por lo que no contribuye con impuestos al gasto público, pero consume servicios públicos, carece de seguridad social y debe pagar sus servicios médicos.

Propuso que la solución de raíz sería la generación de empleo general ante un entorno en que los trabajos que se han recuperado se incluyen en la pobreza laboral y la inflación subyacente es superior a 8%, con lo cual México está en uno de los peores escenarios.

Señaló también que lo que se puede hacer en una perspectiva de gobernanza amplia que atienda la falta de inversión nacional directa y de confianza, así como una ampliación de la base de causantes, mientras se observa que la propuesta de presupuesto federal para 2023 incluye más ajustes para los gobiernos locales.