Información inteligente

Views: 663

El 28 de septiembre se reconoce por la Organización de las Naciones Unidas como el Día Internacional del Derecho a Saber, fecha que resulta relevante por la función social y cohesional de la libertad de expresión como base medular de la evolución social basada en la confrontación y depuración de las ideas a partir de su interacción en los espacios públicos y privados.

Como antecedente, se tiene que el 17 de noviembre de 2015, la  Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) declaró el 28 de septiembre como Día Internacional del Acceso Universal a la Información. Teniendo en cuenta que varias organizaciones de la sociedad civil y organismos gubernamentales en el mundo han adoptado y celebran actualmente este Día Internacional, la Asamblea General de la ONU también adoptó el 28 de septiembre de 2019 como Día Internacional para el Acceso Universal a la Información.

La UNESCO y sus programas intergubernamentales —el Programa Internacional para el Desarrollo de la Comunicación y el Programa Información para Todos— proporcionan una plataforma y un marco para que todos los interesados participen en los debates internacionales sobre políticas y directrices en materia de acceso a la información. Ambos programas también permiten que prospere un entorno positivo para el acceso a la información mediante la elaboración de proyectos destinados a fortalecer la ciencia abierta, el multilingüismo, las TIC para discapacitados y marginados, y la formación básica en materia de alfabetización mediática e informacional.

En el marco de la conmemoración, se orienta el análisis para explorar que la inteligencia artificial y la gobernanza electrónica pueden desempeñar un papel fundamental para mejorar el acceso a la información en nuestro mundo digital. Pueden ayudar a reducir la brecha digital, dando a los ciudadanos acceso a información de manera accesible y garantizar servicios públicos más eficaces. Los ciudadanos pueden acceder a la información y los servicios del sector público de forma casi instantánea. La digitalización de los servicios supone una mejora, además, para la transparencia y la accesibilidad.

Sin embargo, estos avances también plantean cuestiones sobre los derechos fundamentales y el uso ético de la inteligencia artificial y la gobernanza electrónica por parte de las instituciones públicas. Dado que la inteligencia artificial utiliza datos de los ciudadanos, ¿cómo protegemos la privacidad de los mismos? Si puede determinar a qué información accedemos, ¿en qué principios éticos se basa?

La edición de 2022 del Día Internacional del Acceso Universal a la Información servirá para debatir sobre el acceso a la información y la inteligencia artificial, tratando tanto los beneficios como los riesgos en el contexto de los principios de buena gobernanza. Asimismo, se debatirá sobre las herramientas y mejores prácticas, especialmente con vistas a la presentación de las directrices políticas para la información del sector público y una declaración que afirmará el derecho a la información en el marco de los principios de buena gobernanza.

Como ya se ha señalado en este espacio, la libertad sobre el acceso a la información y la adecuada gobernanza de datos personales (que también representa el espacio de libertad a partir de la protección de la privacidad), constituyen un solo ente y una cara dualista del mismo fenómeno, en un entrelazamiento de las personas, su yo, y, los efectos espacio – temporales de la creación de áreas que crean lo público, lo social y lo económico y posibilitan el escalamiento del conocimiento humano haciendo de la cultura un antecedente, un efecto, un contenido y una aspiración.

Esto es así, puesto que la información, por un estado neutor en el que se encuentre, siempre tiene como origen, destino, contenido o fundamento un efecto directo o indirecto, mediato, inmediato o remoto, hacia un ser inteligente que permite descifrar el mensaje, interpretar el contenido y replicar las ideas para la construcción de un relato que a su vez, en un conjunto de historias generan una narrativa que eventualmente constituye una creencia a partir del refrendo o respaldo por parte de la colectividad que a su vez adopta dicha información como sus creencias.

Por ello se vuelve fundamental cuidar los caminos por los que transita la libertad de expresión, y, en el marco del contenido del discurso garantizar los caminos por los que se posibilita, entre los cuales se ha encontrado que la acción gubernamental se ha vuelto fundamental a partir del respeto del derecho de acceso a la información, entre la cual, la información pública naturalmente se vuelve el venero del discurso de una nación, tal como en el caso de nuestro país, se materializa en el día a día cada mañana.

Es así que, se destaca por parte de la ONU que, los ciudadanos informados pueden tomar decisiones informadas, por ejemplo, cuando van a las urnas. Solo cuando los ciudadanos sepan cómo son gobernados, podrán hacer que sus gobiernos rindan cuentas por sus decisiones y acciones. La información es poder. Por tanto, el acceso universal a la misma es una piedra angular de sociedades del conocimiento saludables e inclusivas.

El acceso universal a la información significa que toda persona tiene derecho a buscar, recibir y difundir información. Este derecho es parte integral del derecho a la libertad de expresión. Los medios de comunicación juegan un papel crucial en informar al público sobre temas de interés, pero también se basan en la capacidad de buscar y recibir información. Por tanto, el derecho al acceso universal a la información también está ligado al derecho a la libertad de prensa.

Por ello, considerando que hoy en día el discurso y el debate se mueven en el ámbito digital y el ciberespacio que constituye el nuevo foro público, y que las tendencias tecnológicas así como las tecnologías emergentes, no solamente impactan en las personas en cuanto a sus relaciones sociales, sino que se desarrollan dentro de los contenidos y funcionalidades de la información que fluye por internet, se vuelve necesario ahora revisar los medios que se utilizan para el manejo inteligente de la información, que al igual que las principales inquietudes en torno de datos personales, deberán orientarse hacia que la técnica preserve la importancia de los valores de lo humano y su dignidad. Hasta la próxima.