La “inclusión” del español estaba ya muerta desde que se creó (broma o no tanto)

Views: 1833

Lo triste o sencillo del español es que tiene sólo dos géneros que son masculino y femenino, que en sus artículos determinados serían (la y el), para decir la mujer y el hombre ambas palabras concuerdan en género.

 

El alemán tiene tres géneros que son: femenino, masculino y neutro. Lo representan en sus tres artículos (die, der y das). Ejemplos: la mujer (die Frau), el hombre (der Mann) y (das Kind). Le, es decir, (el niño) se traduciría concretamente como le niñe, lo niñe. Aquí cabe recalcar que en el caso de la palabra (niño) ya es un género neutro (das Kind).

 

¿Será entonces que ya tenían un lenguaje inclusivo sin saberlo? Aquí dirían muchos el lenguaje no tiene géneros, bueno, pues se nota que esa persona no sabe alemán. La representación del género a veces aparece arbitraria en el alemán, pero resulta interesante saber que el sol y la luna son puestos en género opuesto al español (die Sonne) la sol y (der Mond) el Luna.

 

Para agregar a su inclusión que parece un lenguaje hecho por mujeres, los alemanes en su plural no dicen los como en masculino, dicen las (Die) y ellos dirían en plural las siempre, sin importar si la palabra es masculina, femenina o neutra.

 

También existe la contraparte que argumenta que sí hay un neutro en el español como al decir estudiante. Aunque no es exactamente lo que simboliza en el idioma alemán, ya que son excepciones. Sería la búsqueda de una representación como el amigues. Los textos de cada época se ven marcados por el pensamiento humano, a algunos les parece adecuado que la RAE no apoye estas tendencias.

 

Santiago Muñoz Machado, director de la Real Academia Española, desde el 2018 se pronunciaba en contra de este cambio del lenguaje.

 

El desdoblamiento altera la economía del idioma y estropea una lengua hermosa

 

Para después de un año prometer simplemente que se incluiría más el género femenino en 2019.

 

¿Qué pasó en México? Aunque no sea exactamente un comentario directo, la cuenta de Twitter de la RAE corrigió un post de la Secretaría de Cultura de México por haber usado el lenguaje inclusivo en el 2019.

 

“”#RAEconsultas El uso de la letra «e» como supuesta marca de género inclusivo es ajeno a la morfología del español, además de innecesario, pues el masculino gramatical ya cumple esa función como término no marcado de la oposición de género.

 

Tal parece que Santiago Muñoz es reacio a aceptar los cambios en el lenguaje español. A pesar del esfuerzo que ha hecho Carmen Calvo, vicepresidenta, ministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad del Gobierno de España pidió a la RAE reformar la Constitución para dotarla de un lenguaje inclusivo y/o desdoblado. Ya que le parecía machista que ni siquiera la Constitución incluía el género femenino para nombrar algunos cargos. Aunque ha ganado algunas consideraciones, aún no se han logrado grandes cambios. No sólo estos paradigmas influyen a nuestro país, sino a los hispanohablantes, aunque tenemos la Academia Mexicana de la Lengua, aparentemente seguimos dictados, de alguna manera, por España. Ahora, el presidente de la Nación Argentina, Alberto Fernández causó recientemente una gran controversia al decir amigues.