LA JUVENTUD COMO FACTOR DE TRANSFORMACIÓN

Views: 1243

“La juventud tiene que crear. Una juventud que no crea es una anomalía realmente” Che Guevara

En 1999, la Asamblea General de las Naciones Unidas designó el 12 de agosto como el Día Internacional de la Juventud, siguiendo las recomendaciones de la Conferencia Mundial de Ministros de la Juventud (Lisboa, 1998). Se trata de una celebración anual que busca promover el papel de la juventud como socia esencial en los procesos de cambio y generar un espacio para generar conciencia sobre los desafíos y problemas a los que estos se enfrentan.

El Día Internacional de la Juventud sirve para celebrar y dar voz a la juventud, sus acciones y sus iniciativas de los jóvenes. El tema de este 2020, bajo el lema ” Compromiso de la juventud por la acción mundial”, tiene por objeto destacar las maneras en las que el compromiso de los jóvenes a nivel local, nacional y mundial puede enriquecer los procesos y las instituciones nacionales y multilaterales, así como identificar cómo mejorar significativamente su representación y participación en las instituciones políticas oficiales.

Es el mejor día para decir que la esperanza y el futuro están depositados en las manos de la juventud como factor de transformación, el futuro, que antes pensábamos que estaba por venir, se está desarrollando en este momento, es el que estamos construyendo y en el que estamos sentando las bases para vivir en ambientes mejores. Además, de que la gran mayoría de los problemas globales que hay actualmente requieren una acción global que cuente con la participación significativa de jóvenes para ser abordados correctamente.

La gran responsabilidad de las instituciones educativas y gubernamentales en nuestro país deben buscar contribuir a concienciar sobre la importancia de invertir en el desarrollo de este sector poblacional y a promover acciones que fortalezcan sus habilidades académicas, sociales, laborales y tecnológicas y que consoliden su carácter resiliente para que, con sus talentos, ayuden a reducir las desigualdades.

Pero también vale la pena ver desde la perspectiva de Don Jesús Reyes Heroles y su concepción de la juventud para hacer conciencia sobre esta voluntad más que un carácter biológico: “Se es joven cuando se tiene impaciencia por los problemas del hombre y no por los problemas personales. Se es joven cuando se está animado de constante inquietud, de propósitos de reformar. Se es viejo cuando se aspira a la quietud, cuando se detiene la mirada hacia atrás. Se es joven si se está lejos de la docilidad y el servilismo, si se cree en la solidaridad y en la fraternidad. Se es joven cuando se quiere transformar y no conservar, cuando se tiene la voluntad de hacer y no de poseer, cuando se sabe vivir al día, para el mañana; cuando se ve siempre hacia adelante, cuando la rebeldía frente a lo indeseable no ha terminado, cuando se mantiene el anhelo por el futuro y se cree todo posible. Cuando todo esto se posee, se pueden tener mil años y ser joven. Hay juventud con años y hay vejez antes de tiempo”

Así mismo es menester comprender la participación de los jóvenes en la política formal ya que fomenta la equidad de los procesos políticos al reducir el déficit democrático y contribuye a la creación de políticas mejor formuladas y más sostenibles. Además, puede contribuir en restaurar la confianza en las instituciones políticas, especialmente entre la juventud.

Por último, los problemas actuales, como el COVID-19 y el cambio climático, requieren una acción mundial conjunta y la participación y el compromiso de los jóvenes es fundamental para abórdalos de manera eficaz. Este mes de agosto es una gran oportunidad para fortalecer esta voluntad tan importante, aprovechemos estos días para levantar la voz juvenil activándonos y participando.