La magia de AMLO: la corrupción

Views: 1059

A más de sesenta días de haber tomado protesta como presidente de México son muchas las interrogantes de por dónde irá México como nación. En breve el presidente presentará su Plan Nacional de Desarrollo en el que probablemente encontraremos un poco de claridad sobre su proyecto.

Deduzco, que en su Plan nacional de desarrollo incluirá sin duda alguna, una de sus banderas de campaña más relevantes, si no es que es la más importante: el combate a la corrupción.

No cabe duda de que la corrupción es uno de los problemas más importantes de nuestro país. De acuerdo al índice de percepción de la corrupción de Transparencia Internacional, organización no gubernamental que evalúa a cientos de países en relación a sus índices de percepción de la corrupción nos ubica con una puntuación de 29 sobre 100 (datos de 2017) es decir NO aprobamos, estamos en el lugar 142 de 183 países evaluados,  muy por debajo de la mitad de la lista; para darnos una idea, la percepción de la alta corrupción nos sitúa al mismo nivel de países como Honduras, Guatemala o Kenia por citar algunos. ¿qué tenemos en común con estos países? Tal vez, y aventurándome: hemos normalizado la corrupción como un “valor positivo” en nuestra sociedad o como algo irremediable.

Pues bien, la corrupción es una de las tantas razones que ayudaron a AMLO a ganar la elección del año 2018. Para nadie es un secreto que en México, la corrupción es un obstáculo para el crecimiento y el desarrollo del país, hemos normalizado tanto la corrupción, que incluso llegamos a creer que no tenemos opciones o que incluso, seremos lerdos para la sociedad, de no aprovechar las oportunidades para conseguir cosas a través de esta práctica, o en palabras llanas: “el que no compra o engaña, no avanza”. ¿Eso somos los mexicanos? ¿eso queremos ser los mexicanos?

Parece ser que NO, al menos todo indica que NO queremos serlo. Ahí radica la magia de AMLO, todo lo que ha hecho hasta ahora y que no le ha salido tan “bien”, lo justifica como una decisión para el combate a la corrupción. Nos hemos quedado sin gasolina, han muertos personas por la explosión de un ducto, se ha cancelado una obra faraónica como el NAIM etc… y todo ha sido para combatir la corrupción, el resultado es mágico: entre 75 y el 80 de aprobación en su corta gestión.

Los mexicanos están hartos de tanta corrupción y han comprado el discurso de AMLO, y con TODA razón: “México está como está, gracias a la corrupción”. Ojalá los problemas de nuestro país fueran tan lineales que nos permitieran resolverlos atacando una sola causa, como es la corrupción, pero tenemos que tener claro que no es así. Es verdad, el presidente acierta en que es uno de los males más importantes. Hasta ahora los mexicanos tienen fe en él, porque la magia de AMLO está llena de esperanza, igualdad y justicia. ¿Qué pasará si no lo logra? Porque hay que tener claro también, que la corrupción comienza en las cocinas de las familias mexicanas, es decir, en los hogares y en nuestros primeros pasos (literalmente hablando) como ciudadanos.

AMLO puede acabar con la corrupción en el gobierno, pero no podrá llegar a las cocinas. Por eso me parece importante que los mexicanos cobremos consciencia que esto, efectivamente, NO es magia, es voluntad, como la de AMLO para ser presidente de la república.