La tía Isabel

Views: 472

Para mi hermana

con todo mi cariño de hija.

Ella se apura desde que inicia el día. Ha sabido llevar a sus dos hijos mayores y a su marido en todas las altas y bajas que implica una familia. Desde temprano trajina con las camas, el desayuno, los gritos desde la planta baja apurando a sus hombres para la puntualidad de sus ocupaciones.

Es una mujer que ha aprendido con los años y más ahora con la pandemia, a vivir en el hogar, a ser excelente ama de casa, a recibir las atenciones necesarias en esa casa que es su fortaleza; su figura es como la mayoría de las mujeres a sus casi cincuenta: llenita de mejillas redondeadas por la sonrisa materna.

Como hija fue excelente, tanto padre como madre la consintieron por ser la mujer más pequeña de todos los hermanos; ambos la nombraron mi gorda, mi gorda porque desde niña sonreía con la mirada, tierna y despreocupada, los buscaba a ambos anidando un cariño que sólo ella prodigó hasta en la muerte de los dos.

Después de los duelos más fuertes, de un silencio prolongado ante las dificultades de la separación de la camada y de un acompañamiento discreto con los hermanos, hoy, se ha convertido en la hermana que recibe a todos sin miramientos y preferencias.

Su casa modesta de paredes templarias es el lugar de quienes tienen hambre, hambre de familia, hambre de cariño, hambre de consuelo: hay quienes llegan gritándolo, otros con las lágrimas en el primer paso de la puerta, y otros, en el secreto de sus muros interiores.

En ausencia de la madre, los fines de semana, su morada, se ha convertido en el lugar donde se junta la familia para echarse un taco y disfrutar de ese espacio en el tiempo que resguarda los corazones de quienes ahí llegamos.

La tía, es ese espacio detenido en el tiempo, es ese taco con color y sabor a mamá: con poco, comemos tantos.

La tía Isabel es la familia que, estés como estés, tengas lo que tengas o no tengas, siempre te abre las puertas de su hogar para cerrarlas al mundo que duele y que, la mayoría de veces no te da respuestas al corazón.