LA TRATA DE PERSONAS

Views: 784

La trata de personas es un delito en contra los derechos humanos. Sucede en todo el mundo. Todo hombre está expuesto a esta forma de vida. Sin embargo son los niños y mujeres los más vulnerables. Explotados por criminales obligados a realizar trabajos forzosos, el comercio sexual, la servidumbre doméstica, la mendicidad y la extracción de órganos. Hoy en día la trata de personas es  considerada como la esclavitud del siglo XXI.

 

Este hecho implica: secuestro, engaño, violencia y en muchos casos asesinato. La gran gama de noticias en todos los diarios del país demuestra el aumento de la trata de personas de forma alarmante, ubicándose en la segunda actividad ilícita  después del tráfico de drogas, por las ganancias millonarias que aporta.

 

Las condiciones de vida de países subdesarrollados como el nuestro. La falta de empleos, las pocas oportunidades para una mejor calidad de vida hace blanco a miles de personas con sueños de progresar y dar lo necesario a sus familias. Las víctimas son engañadas con falsas ofertas de trabajo. Trasladadas a lugares distantes donde son explotadas, retenidas en contra de su voluntad por medio de amenazas, deudas y mentiras.

 

México ha sido catalogado como fuente, tránsito y destino para trata de personas con el propósito de explotación sexual. Migrantes, indocumentados, indígenas, mujeres menores de edad, son captados para esta actividad. De este fenómeno: llama la atención la existencia de una región de padrotes ubicada entre los Estados de Puebla y Tlaxcala. En especial se distingue el poblado de Tenancingo, Tlaxcala, por ser cuna de éstos.

 

Esta actividad tiene ya más de cincuenta años en esta población.  Se ha convertido en un negocio familiar, que pasa de generación en generación. Las familias son famosas, se nota su progreso con lujosas mansiones y autos que se sobresalen en medio de la estructura de una población de mediera a pobre.

 

Los padrotes de Tenancingo, Tlaxcala, utilizan principalmente el enamoramiento a sus víctimas, las cuales son procedentes de zonas marginadas, de todos los estados del país.  Emplean de dos a tres meses para hacer caer a las víctimas  con falsas promesas de amor, de una vida mejor, les ofrecen una casa, carro y una vida que jamás alcanzaran si siguen en su lugar de origen. Mujeres y  niñas que están en la etapa de la adolescencia; van de las edades de once años a diecinueve. Generalmente de familias disfuncionales, faltas de amor, caen en las redes de padrotes que dominan el arte del engaño.

 

En la farsa, participa la familia entera, los padres heredan a los hijos el oficio, convirtiéndolos en profesionales. Las madres reciben amorosamente a las víctimas se encargan de preparar la boda.  Después del casamiento les enseñan el oficio de la prostitución convenciéndolas de que no hay otro camino para salir adelante; si no acceden son amenazadas con hacerles daño a sus hijos y familiares. Las abuelas se quedan con los nietos, cuando son mandadas a distintas ciudades de México y Estados Unidos.

 

Estos lenones tienen varias rutas de destino para la explotación de sus mujeres. En diversos estados de la república. Los focos rojos por la intensa actividad están: en el corredor Puebla-Tlaxcala, diversos municipios de la región están involucrados en la explotación de las mujeres, la gran cantidad de hoteles de paso a las orillas de las carreteras, se pueden ver jóvenes que ofrecen en sus servicios.

 

La Ciudad de México es otro destino donde llegan las mujeres engañadas de los padrotes de Tenancingo. Dominan la zona de la Merced,  existen testimonios de la calle Sullivan. Confinadas a un pequeño cuarto, son cuidadas por mujeres mayores y vigiladas por el lenón cuando están trabajando.

 

Los padrotes de Tenancingo han rebasado las fronteras llevando a Estados Unidos a las mujeres. En algunos casos recluidas de tiempo atrás y mujeres recién capturadas. La mayoría van como esposas del lenón, convencidas de que trabajaran como meseras u otra actividad. La familia ya tiene operando el negocio, hermanos que trabajan en equipo. Los padrotes por medio de tarjetas buscan a los clientes y ofrecen el servicio a domicilio así controlan todas las acciones de las mujeres que nunca ven el dinero de su trabajo.

 

Las autoridades de Estados Unidos han desarticulado varías redes de trata de personas, se han dado casos en Nueva York, Nueva Jersey, Miami, Atlanta y el Estado de California donde los integrantes son procedentes de Tenancingo, Tlaxcala. Declarados culpables de trafico sexual la ley les ha dado cadena perpetua, se les ha llamado:  hermanos de Tenancingo.

 

Por la gravedad del problema. En México existen instituciones públicas trabajando en la prevención de este delito. Desde el 2010  se lanzó la campaña corazón azul. La asociación: unidos contra la trata con activistas como Rosi Orozco  que luchan por prevenirla y su objetivo es libertar de esa esclavitud a miles de víctimas; reincorporando a la sociedad a mujeres que han sido liberadas. Junto con el Gobierno del Estado de México se han realizado los foros: con la trata no se trata, con el fin de hacer conciencia de este problema entre la sociedad.

 

En materia de legislación se lucha por sacar una nueva Ley en materia de la trata de personas. Para que esta salga lo más pronto posible, donde se plantean castigos más duros a todo aquel que este implícito en esta actividad. Esto sigue siendo discutido en la Cámara de Senadores. Mientras continúan miles de personas siendo objeto de esta forma de vida.

 

La Comisión de los Derechos Humanos en un diagnóstico sobre la situación de trata de personas en México muestra cifras de la Procuraduría General de Justicia y Procuradurías Locales actualizadas de 2009 a junio del 2014  sólo 2,104 averiguaciones previas y 152 sentencias.  Lo que nos lleva a resumir el poco avance de la justicia en lo que a las leyes que castiguen esta actividad denigrante para el ser humano.

 

En la actualidad el negocio de trata de personas continua creciendo, la problemática de la disfunción de las familias, el crecimiento de la tasa de divorcios y la poca comunicación de padres e hijos. Dará como consecuencia que siga existiendo este fenómeno social, que tanto daña a mujeres jóvenes. Así también  mientras no existan leyes más estrictas en contra de los delincuentes que practican la trata de personas, este problema no será erradicado.