Las voces desde el miedo

Views: 926

Cuantas veces se han sentido amenazados por sus propios demonios, llámenle como quieran: tristeza, miedo, inseguridad, estrés, soledad o ansiedad. Personalmente he tenido días de más desgaste mental y emocional, gracias a ello le he dado cabida a todos mis demonios internos, los dejé salir de día, así que me salió del corazón…

Somos tu y yo, encerrados, jugando juegos estúpidos de paz, qué tristeza morirnos juntos en el camino, yo no quiero que esto termine así, siempre dictas mis noches, los finales de mi día, y el suspiro antes de meterme a bañar, algún día te ganaré,  lo deberías saber, puedo contigo y con mil más, si prendo la tele, si saco el papel y la pluma, lleno la taza de agua y abro mis acuarelas, si abro mi libro y toco mi cabeza para ponerme los lentes…

No intento detenerme, cambié mi café por agua tibia, deberías ver lo que provoca en mí…

Me tomo mi tiempo para quitarme el maquillaje a las ocho, ver mi rostro y desdibujar el asombro al descubrir una arruga ahí, me tomo el tiempo para encontrar paz doblando ropa, nadie tiene que saberlo, pero serás siempre mi compañera de cuarto.