+Mariela Gutiérrez de Tecámac en el mejor lugar entre los alcaldes 14; Fernando Flores 56 y Raymundo Martínez 143; López Gatell y sus equívocos con los consultorios adyacentes a farmacias

Views: 2235

La frase:

Cuida de tu cuerpo, es el único lugar que tienes para vivir.

Jim Rohn

 

ALCALDES Y MITOFSKY: En el ranking Mitofsky, los alcaldes mejor evaluados del Estado de México son: En el lugar 14 Mariela Gutiérrez Escalante, de Tecámac56 Fernando Flores Fernández, de Metepec84 Sandra Luz Falcón Venegas, de Texcoco91 Romina Contreras Carrasco, de Huixquilucan95 Adolfo Cerqueda Rebollo, de Nezahualcóyotl103 Pedro David Rodríguez Villegas, de Atizapán de Zaragoza105 Marco Antonio Rodríguez, de Tlalnepantla115 Armando Navarrete, de Nicolás Romero118 Karla Leticia Fiesco García, de Cuautitlán Izcalli119 Luis Fernando Vilchis Contreras, de Ecatepec135 Angélica Moya, de Naucalpan136 José Miguel Gutiérrez Morales,  de Chalco y 143 Raymundo Martínez Carbajal, de Toluca.

La mejor colocada en el Valle de México es Mariela Gutiérrez Escalante en el lugar 14; en tanto que en el Valle de Toluca es Fernando Flores Fernández de Metepec, en el lugar 56.

Llama la atención el descenso notable de Romina Contreras al lugar 91, cuando su esposo ocupó el primer lugarLuis Fernando Vilchis, de Ecatepec quería ser candidato a gobernador y está en el lugar 119 y Raymundo Martínez Carbajal de Toluca aparece hasta el lugar 143 de un total de 150 alcaldes

 

LÓPEZ GATELL Y LOS CONSULTORIOS ANEXOS

 

Consultorios

El subsecretario de Salud, Hugo López Gatell advirtió:

Va a haber una fase de transición, en ese sentido los consultorios adjuntos o adyacentes a farmacias hoy cubren una necesidad, pero lamentablemente en condiciones muy precarias, precarias para la población que se atiende, precarias para los trabajadores, médicos y médicas que laboran ahí, y en cambio muy lucrativas para esas corporaciones.

Ese hoy al que se refiere López Gatelldata de por lo menos 25 años, en que la mayoría de las farmacias con consultorio adyacente realizan un servicio que no ha sido satisfecho ni por las instituciones de seguridad social, ni por la propia Secretaría de Salud, con cientos de clínicas en peor estado y sin ningún medicamento o instrumento para salud de los interesados que acuden a recibir una solución a sus males.

Puede haber malos consultorios adyacentes, pero son los mínimos frente a un máximo de las instituciones de seguridad social, en donde abundan los malos tratos y escasean las medicinas y sobre todo el instrumental para operaciones quirúrgicas que se supone, para eso están.

Prueba de ello es que algunas cadenas de farmacias de patente, han instrumentado también sus consultorios, llamándoles de otra forma, pero funcionan así ante la nulidad de las instituciones oficiales.

Van 4 años de la 4T y la medicina tipo Dinamarca no ha llegado, como tampoco han llegado los medicamentos para niños y jóvenes con cáncer, entonces como de qué habla el señor López Gatell, quien ve la paja en el ojo ajenopero no la bigota que se carga como subresponsable de la salud de los mexicanos.

Si las farmacias con consultorio adyacente fueran tan deficientes como lo dijo, ya hubieran quebrado, pero cada día hay más ante la inutilidad de los servicios sociales, a pesar de que estos funcionan o deben funcionar con los descuentos que se les hacen a los trabajadores de gobiernos o bien a los maestros y que no ven retribuida la contraprestación correspondiente.

DIFERENCIA FUNDAMENTAL

Mientras que las farmacias de barrio, de pueblo o con consultorio adyacente funcionan con pagos de su propio capital para poder tener surtidas sus farmacias, las grandes cadenas farmacéuticas funcionan con el dinero de los proveedores, en este caso los laboratorios que se dedican a la producción y distribución de medicamentos.

Ya que lo hacen exactamente igual que los grandes almacenes de ropa, esto es que no invierten en el producto, cuando mucho en las instalaciones y en el pago de sueldos, pero la mercancía se les provee a consignación por parte de las fábricas maquiladoras de ropa y demás implementos que ahí se venden.

Cada semana, personal de esas fábricas revisa las ventas contando las prendas dejadas y el comercio simplemente les paga lo que les corresponde, dejándose el porcentaje correspondiente. Y en muchas ocasiones, ese pago es a treinta y sesenta días posteriores.

Las presiones a los médicos son mayores en las instituciones de seguridad social, porque con los recortes de presupuesto, pretenden que un especialista otorgue 40 o 50 consultas por turno y no las 20 que se acostumbraban y es también otra presión a la inversa, no para recetar más medicamentos, como dice López Gatell que lo hacen las farmacias con consultorio adyacente, sino para que receten los menores medicamentos posibles, ante la falta de capacidad económica para surtirlos.

Otra prueba en contra de las instituciones de seguridad social o las clínicas de salud, es que cada día crece más el número de médicos que acuden los fines de semana en grupos de cuatro o cinco, bien a dar consulta en lugares retirados de las grandes  ciudades o bien a realizar intervenciones quirúrgicas programadas para resolver en la población lo que no hace el gobierno de la 4T.

 

Cuestión

UNA PERCEPCIÓN NO DEL TODO REAL

 

De acuerdo a la encuesta Nacional de Salud y Nutriciónsiete de cada 10 personas que enfermaron de Covid-19 se atendieron en el sector privado, de ese 70 por ciento, 32.1 por ciento se atendió en consultorios con médicos privados en barrios y 11.7 por ciento en consultorios adyacentes a farmacias, donde los médicos están menos calificados y se incentiva la compra de medicamentos.

Los datos duros señalan también lo siguiente: 62.5 por ciento de quienes fueron diagnosticados con Covid-19 presentó secuelas y de ellos 34.4 por ciento éstas son persistentes.

Los resultados de esta encuesta documentan la necesidad de abordar en forma más eficaz las necesidades de salud de los grupos vulnerables, así como la obligación de brindarles una cobertura universal con calidad en la atención, advirtió Eduardo Lazcano Poncedirector del Instituto Nacional de Salud Pública.

En dicha encuesta se afirma por una de las especialistas que las  personas que acuden a este tipo de atención, es decir farmacias con consultorio anexo, tienen la sensación de que el costo de las consultas en estas farmacias es bajo, sin embargo, el desembolso en medicamentos es alto, –lo  cual no es del todo cierto, por la diferencia de precios entre los medicamentos de patente y los genéricos–.

En primer lugar la encuesta Nacional de Salud debió hacer otro tipo de planteamiento, porque ni las farmacias de barrio, ni las de consultorio anexo,  especialmente las de medicamentos genéricos son así. Y prueba de ello es que  acuden a ellas muchas personas de clase social alta, así como muchos políticos, que se suponen tienen mayores oportunidades de acceder a clínicas u hospitales de alta especialidad, pero también de altísimo costo.

Un buen porcentaje de los médicos, son expertos en consulta, tanto por los años que tienen en los consultorios de farmacia o bien porque trabajan en el sector público y hacen un segundo turno en dichas farmacias.

Y hay distinguir, porque muchas farmacias fifí, que venden medicamentos de patente tienen también sus consultorios y la instrucción es meterle la mayor cantidad de medicamentos a los pacientes y son cuentas del gran capitán y capital, ya hay una diferencia abismal en los precios. Además muchos son pasantes, sin tanta experiencia en ocasiones.

En relación a la primera etapa del Covid-19, a la que se refiere la encuesta, la diferencia entre las recetas de los médicos privados y las de los médicos de farmacia de genéricos era fundamental, por ejemplo un particular le recetaba medicamentos hasta por 10 mil pesos, en tanto el médico de genéricos, el costo más alto era de dos mil y con más porcentaje de curación.

Ojalá aprendan a no generalizar, porque ni todo lo bueno es tan bueno, ni todo lo malo es tan malo.