Minutitos de la espera

Views: 811

No cuestan nada,

a nadie pesan,

transcurren como deben.

Uno se come al otro

y el que sigue devora

la sucesión completa.

A no saber, le sigue

no esperar, no desear

que acabe la tarde

o la vida o la audiencia.

Pareciera el tiempo un gotero

de añeja esencia,

un monedero encontrado,

el último reloj de una feligresa.

Mientras espero con calma,

mi mente no se sosiega,

corre desmesurada detrás

de todo lo que parezca paciencia.

Últimamente he esperado

tanto en la fila incorrecta,

que merezco otro turno

para una función más lenta,

que al fin los instantes se alejan de la manera más cruel y tierna.

Como llegan, se alejan

Como llegan, se alejan