Mujeres del alma mía

Views: 730

A las mujeres que he leído

en existencia textual.

 

 

 

Como lectora, es inevitable sentirme transformada por cada una de las autoras que me llevan en sus textos. Imposible pasar impunemente por letras vivas: escribanas musas me acompañan de día o madrugada, en el silencio o grito pensante de mujer: gráficas palabras.

 

Escriben, las leo, crean imágenes de mi persona. Ando por sus historias acompañadas de la soledad de mí misma.

 

En las páginas de sus libros guardo mi corazón austero, busco respuestas en el laberinto de sus pensamientos creadores de hermosura. Vida de escritoras, historias innumerables.  Comulgo con ellas en brindis literario.

 

Podría nombrar aquellas frases llenas de figuras; cómplice silencio de mujer. Son coloquio entre el alma y pensamiento de este templo en que habita mi alma.

 

Mujeres que han decidido vivir para sí, sin ataduras, sin nada que las hiera porque valientemente aprendieron a ser libres. Se dice sencillo, pero es un asunto de interiorización llevado por los años; en ellos se descubrieron, cerraron heridas. Hoy evitan toda circunstancia que exponga su sensibilidad, el amor trabajado a la existencia. Para ellas el pasado es lejano. Sólo conciben el aquí, el ahora, el hoy y el nunca más.

 

Se han convertido en seres valientes, osadas; rompen la tradición, la costumbre acuñada por la historia generacional de ancestrales mujeres.

 

¿Esta libertad escribana es exclusiva de damas literatas? O, simplemente esta cósmica historia se firma con escribiente sello de mujer.