+Murió Don Luis Gaytán, creador de una tradición; el grito visto por sexo, impudor y partidos

Views: 3092

La frase

Lo que se había convertido en una fiesta popular, el Grito de Independencia, retorna a lo que fue inicialmente, una fiesta particular en honor de Porfirio Díaz, el pueblo fuchi y solo invitados extranjeros y especiales.

MEXICO VA PA’TRAS

MURIÓ DON LUIS GAYTÁN QUIEN CREÓ UNA TRADICIÓN

Me enteré del deceso de don Luis Gaytán Coria, propietario de uno de los negocios emblemáticos de Toluca, Regalos Gaytán, y quise recordar la entrevista que le hice para mi libro Con y por Toluca, más historias de familia, publicado en el año 2018, a manera de homenaje, este recuerdo. Descanse en paz. Esto fue lo que escribí:

La historia comercial de Toluca no se concibe sin el nombre de un comercio netamente toluqueño y de tradición como Regalos Gaytán y obvio un ejemplo a seguir, tanto por su familia como por otros comerciantes es don Luis Gaytán Coria, su fundador.

Como ha sido característica en otros comercios toluqueños, su inicio fue desde abajo. En este caso mediante la venta de artesanías en el Mercado 16 de septiembre y después en el  Juárez

Lo que fue la Camisería Reforma, propiedad de don Rosendo Robles, se convirtió en la primera sede de Regalón Gaytán, al realizar la correspondiente transacción por el local, en ese entonces ubicado en Portal Reforma. También fundó El Tranvía.

Don Luis Gaytán Coria llegó a ser un hombre emblemático para el comercio de la ciudad de Toluca.

Regalos Gaytán,  es un negocio que, por su trascendencia en el mercado, forma parte de la historia comercial de Toluca desde los años 40, fundado por a quien muchos conocen como iniciador del comercio en esta ciudad, se trata de don Luis Gaytán Coria, quien ha sabido sobresalir en el mercado por la venta de productos para caballero.

Regalos Gaytán es un negocio familiar y  tiene sus orígenes en esta misma ciudad, su historia comenzó el 19 de abril del año de 1953, cuando el señor  Rosendo Robles posteriormente dueño de las fotografías Robles vende el negocio, que antes se llamaba Camisería Reforma a Luis Gaytán Coria por la cantidad de 12 mil pesos, ubicado en portal Reforma número 23.

Luis Gaytán Coria, alternamente se dedicaba a la  venta de artesanías en el mercado 16 de septiembre y después en el mercado Juárez para que en el año de 1986 diera origen a Regalos Gaytán ya como nombre establecido.

Pero,  ¿Quién es este personaje?,  por naturaleza humilde y emprendedor, nació en la ciudad de Toluca en el año de 1922, a sus  99 años de edad –en el 2021– sigue  dedicándose al negocio que el mismo inició con su esfuerzo, desde los 12 años de edad, por ello es conocido  como una persona emblemática, avecinado y siempre empresario en la comunidad económica de la ciudad  de Toluca.

Lo esencial de este personaje es que además de  ser comerciante también es deportista, ha participado en competencias de natación donde tiene algunos campeonatos nacionales de natación de la tercera edad.

Tuvo  una economía precaria desde joven, quedó huérfano de padre  a los 12 años por ello  a su corta edad  empezó  a trabajar, buscó en  los tianguis  comercializar algunos productos que tienen que ver con las artesanías y ropa para los trabajadores, en este caso obreros y gente del campo, es desde ese momento  cuando retoma esta entusiasta carrera del comercio.

Incursionó en él  con compañeros importantes que también le dieron trascendencia a la vida comercial de Toluca como la zapatería Mona Lisa de los señores Mondragón, los señores Nemer que nacen justamente dentro de esta economía en los años 40 y 50.

Posterior a Camisería Reforma, en el año de 1942  se establece en la calle de Independencia con el nombre de El tranvía donde la venta de uniformes escolares y ropa de trabajo para la gente del campo, eran su giro.

No obstante, alternamente tenía un negocio de artesanías que incluía el comercio de  zarapes, rebozos, chincuetes y artesanías oaxaqueñas de textiles de lanas  como los tapetes, dado que la actividad económica que se desarrollaba en los tianguis de Toluca, venían a hacer tours a nuestra ciudad.

En 1973 se traslada este tianguis al mercado Juárez  y ahí Luis Gaytán Coria desarrolla también una actividad importante  en el ramo turístico vendiendo artesanías que tenían mucha demanda para ese entonces.

Para don Luis Gaytán el hecho de que sus hijos se involucren en este negocio familiar y tradicional, resulta convincente, ya que se trata de una actividad noble y representativa en la familia, actividad que les fue inculcada desde que eran pequeños.

Se trata de Alvaro, Vicente y Arturo Gaytán Iniestra,  quienes continúan con esta tradición familiar y buscan en otras localidades como Tenancingo e Ixtlahuaca instalarse para incrementar su participación en el mercado.

Hermanos que nacieron con las  facultades óptimas para incursionar en el comercio local, sumaron  en Toluca hasta 8 sucursales.

Así era su tienda.

Aquí hay 5 sucursales en el portal Reforma están ubicadas dos, uno más en la calle  Matamoros esquina con Morelos, que hace poco desapareció, se encuentra otro en  Villada, casi enfrente al templo de  Santa María Guadalupe y  el último que cuenta con  un estilo diferente que se llama Gaytán Vaquera  se encuentra  en el portal Reforma 106, además de tener una sucursal en Tenancingo  y otra en Ixtlahuaca. Cabe destacar que tuvieron una en Gómez Farías  pero tras no obtener los resultados esperados se tuvo que cerrar.

Para los toluqueños el negocio Regalos Gaytán dio un giro diferente al comercio de la ciudad, ya que  dicho giro en la ciudad de Toluca se desarrolló a partir de los años 50 por tres familias: la primera iniciada por Gustavo Tapia, la segunda por los Hermanos Vázquez y la tercera por  Luis Gaytán seguido por sus hijos.

Con la desaparición del mercado de los señores Vázquez, don Luis Gaytán retoma el mercado con las necesidades de ese entonces como venta de ropa para ejecutivos, corbatas, trajes y algunos otros accesorios que van de la mano como regalos y algunos implementos de viaje, llegó a vender en su tiempo  maletas, petacas, además de comercializar también algunas joyas, relojes, plumas y accesorios sólo para caballeros.

Hoy, los hermanos Gaytán, continúan con la tradición iniciada por su padre,  vendiendo por ejemplo sombreros, que son todo un estilo y aunque las nuevas generaciones ya no tienen tanto la demanda del uso de sombreros, sigue la demanda por un sector de la sociedad.

A  lo largo de la historia de Regalos Gaytán los integrantes de esta familia se han caracterizado por  ser  camiseros, proveen a  ejecutivos de  gobierno, bancos e industria y a lo largo de esta tradición de muchos años han  sido identificados por la venta de camisas vaqueras, sport, ejecutivas y también los trajes.

Para Luis Gaytán y sus hijos, el tiempo les dio identidad,  se sienten orgullosos de ser  parte de la historia  de esta ciudad, la originalidad y calidad en sus productos los dotan de una esencial  primordial: un trabajo de familia que está preparado para continuar en el mercado y abrir nuevas opciones de venta, incluso ya se está preparando la tercera generación.

Sexo, impudor y partidos

(Sátira política que provoca risas sardónicas)

Por: Memo Lestas, Telas Poncho y Parcho

Sexo, impudor y partidos

Cuando pegó el grito, el Pejelagarto dio lecciones de insultos.

Frente a las fuerzas castrenses, las de Fidel Castro representadas por Díaz Canel y las del Ejército en la parada del Zócalo de la capital cuatroteísta, el caporal del rancho el Cuatrote exhibió su arsenal para insultar.

Experto en denostar, el Jefe Máximo aprovechó el 211 aniversario de la Rebelión en la granja, para realizar la Cuarta Regresión nacional.

En el trance regresivo aparecieron los insultos que nos dieron patria.

En el inconsciente nacional están los denuestos que nos hicieron libres e independientes.

En el subconsciente patriótico brotó la rabia cuando se supo que en el Merendero de Allende, Don Ignacio  llamó “cura bribón y cura cabrón” a Don Miguel Hidalgo y Costilla.

Don Miguel Hidalgo, padre fundador del Cuatrote, también se le daba el albur y profería majaderías.

Ése cura frentón de melena encanecida, insultaba más por su pelo canoso que por sabio.

Un día 15 de septiembre a la media noche, Don Miguel Hidalgo hizo sonar las campanas, ¡qué cabrón!, llamó a misa y en lugar de una misa, profirió una homilía llena de insultos y descalificaciones contra el régimen virreinal.

Con un lenguaje proabortista, ese cura bribón gritó “muera el mal gobierno”.

El precedente nefasto que dejó ese cura cabrón consiste en que gritó “viva Fernando VII”.

Hidalgo puso un mal ejemplo al nombrar gobernantes vivos porque se supone que en El Grito sólo se mientan los nombres de héroes cuatroteístas que han pasado a la posteridad y han pasado por el tamiz de la historia oficial.

La vocación por el insulto proviene de los mismísimos padres fundadores del Cuatrote.

Hubo quien llamó al cura “la vestida” por el simple hecho de usar sotana.

Hidalgo era cura de la parroquia del Establo donde la vida no vale nada.

El mal ejemplo de insultar cundió.

A la menor provocación, los habitantes del rancho se espetaban improperios, adjetivos: canallines y canallescos; y sustantivos: tepocatas y víboras prietas.

Esa vocación por el insulto marcó al Cuatrote.

Los adjetivos sustituyen a los razonamientos. Los adjetivos al debate. El diálogo se convirtió en la celebración del insulto.

El lenguaje encaneció. Encanecer es envilecer. El pelo blanco saca insultos.

Con ese encanecido lenguaje, el Caudillo del Cuatrote se envalentona contra el éxito de la Doctrina Monroe, el Pejelagarto denosta y califica con los adjetivos de “pírrico, vil y canallesco” el triunfo de Gringolandia sobre la granja cubana.

Estrategias fatales. Miles de militares rindiendo pleitesía al Caudillo cuatroteísta, mientras las brigadas de ayuda demandan manos a la obra en los desastres de Veracruz, Ecatepec, Tula y otros lugares. Miles de espectaculares e inserciones insultantes, propaganda insulsa despliegan en septiembre el Caudillo, la Chen Baun y El Hermoso, mientras cientos de familias necesitan desalojar sus viviendas para volver a empezar en otro lado más seguro, ahí debería ir el millonario recurso para construir y reconstruir, pero se opta por hacer espectacular el espectáculo de la ineficacia y la ineficiencia gubernamental.