Otra más

Views: 630

 

Al parecer A.S. no estaba dispuesto a renunciar a sus sentimientos y este amor profundo hacia P.T. Importando poco si tenía un remplazo o no, pues ya tenía una promesa, ¿recuerdan? La transformación que había tenido la chica Turner tras el paso de los días puede estar justificada y creo estaba en todo su derecho, necesitaba su espacio, sanar sola y entenderse. Nuestro seudónimo lo entendió y fue a parar con Michelle.

Lo que estoy por citar se da casi tres semanas después, cabe mencionar que las cosas con esta chica al igual que Dana y Valerie, no terminó por ser fructífera. Justo cuando la chica de la anterior cita se apartó, en menos de una semana ya había conocido a alguien más: Anna. He contado demasiado, no sí se valga ser descriptivo, pero sin estos romances no se construiría las catálisis. El hilo conductor o núcleo obviamente es su historia con Paula.

Poco a poco les diré la verdad de nuestro seudónimo:

“31 de enero de 1996

Ha sido demasiado rápido, he superado mi duelo ante la falta de comunicación con Michelle. No me siento mal, ni me siento vacío, ha sido demasiado fácil encontrar a alguien que llené su lugar. Esta chica, Anna, de la que he hablado desde hace algún tiempo, es bastante lista, atenta y madura para su edad; a pesar, de que la distancia de nuestras edades es más de dos años.

Mis compañeros al principio criticaron mi decisión, pero la verdad es que me vale un comino y si son mis amigos tendrán que digerirlo, tal y como hizo Alex desde un principio. La que más se ha quejado ha sido Dana, me ha advertido todos los días desde que hablo con ella, que no es más que una vil perra y que al final voy a terminar lastimado. Pero ya me cansé de vivir con miedo al rechazo, me da igual es un año y me largo, menos de siete meses exactamente.

¿Por qué no arriesgarme? Tiene la figura más perfecta de casi toda la escuela, a pesar de su corta estatura, es inteligente, no es hueca, tiene más profundidad y le intereso, creo ambos sentimos lo mismo. Mi salón el día de hoy ha empezado a planear lo que serán las ventas del 14 de febrero. Nos hemos distribuido en seis equipos, para mí y otros cuatro tocará la venta de tazas y artículos como osos de peluche.

En este receso he salido de mi soledad y me fui a sentar a una banca en el piso de abajo, ahí he hablado todo mi receso con Anna. Su cabello olía a coco y a una crema deliciosa, que hacían que me acercará más y más. Ella me miraba fijamente a los ojos y me contaba todo tipo de cosas, me hacía sentir en un libro de cuentos.

Era como una fantasía totalmente hecha realidad, sus palabras eran vientos delicados para mi oreja, me hizo olvidarme de mi clase y allí me la he volado. Lo que me molestó es que las personas pasaban y nos miraban de una forma pedante, con cierto rechazó, parece que las edades importan mucho aquí. A la salida, ella fue nuevamente conmigo antes de que Alex llegará y nos montáramos en las bicicletas. Nunca podía callarse, a pesar de estar pedaleando:

–Te tengo un presente.– mencionó.

–En serio, ¿qué es?– pregunté.

–Paremos en una calle y te muestro.– respondió.

Seguí su indicación al pie de la letra, de su mochila sacó un gigantesco sobre y lo terminó por abrir, eran unas fotografías tomadas con una cámara instantánea.

–Debes de saber cómo luce, la persona que te vas a tirar.– dijo él.

 

Eran fotos tipo de revista pornográfica de la persona con la que había hablado las últimas dos semanas.

–¿De dónde las has sacado?– pregunté.

–Muy pocas veces puedes ser el primero.– contestó.

–¿A qué te refieres?–

–Digamos que su reputación no es muy buena y muchas han pasado por allí.–

–¿Entre ellos tú?– le cuestioné directamente. No respondía hasta que exigí:  –Contesta la maldita pregunta. –

–Fue hace un año, según ella fui el primero, ya que insistes.–

–¿También te ha dado estas fotos?– pregunté.

–Yo no necesito las fotos, pero pedí una copia para ti y sepas la realidad.–

–Ve directo al grano.–

–Debo advertirte que ella te lastimará, no la trates especial como lo estás haciendo.– mencionó. –Y andando que ya tengo hambre.– agregó.

Esta parte de Anna simplemente no la conocía, no lo creo. Ella es especial y lo sé, no lo dudo, haré lo que tenga que hacer. Y lo primero que tengo que hacer es quemar esas fotos. Es un impulso el que tengo por tratarle así. Me siento enganchado, es verdaderamente la primera que ha sepultado, mejor dicho, es quien ha extinguido mis sentimientos por P.T.

Paula Turner como ya he comentado, se ha convertido en una persona fría, grosera y muy cerrada dentro de sí. Comprendo su dolor, pero no tolero su forma de actuar hacia mí, ya no me habla, solo me pide mi libro de ejercicios de la clase de español y que la incluya en los proyectos. La quiero, pero en verdad me molesta ser su herramienta. Que se siente detrás de mí, ya me está dando igual.

Se me ha olvidado mencionar que hace dos días, en la clase del profesor Manuel, le dije por primera vez a una persona quien es Turner para mí. No se lo dije a cualquiera, el secreto se lo susurré a una de mejores amigas. Alguien que también considero mi amiga: de pelo rizado y negro, su nombre es Olivia. Después de revelarlo, mi secreto paso a alguien más y me quité un gran peso de encima. Basta de hablar eso, pues yo estoy con Anna y sé que ella es la buena.

Ya comí, ya visité la biblioteca, ya cené y finalmente me bañé, para escribir la bitácora de este día. Es tiempo de descansar mi mano y meterme entre cobijas.

A.S.”